Sucesos

Muerte de joven en medio de pelea entre hinchas no tiene ni imputado

Jesús Alberto Monín (22) falleció el 20 de abril pasado tras ser atropellado sobre Estados Unidos y Octava. El joven es otra de las tantas víctimas de la violencia de las barras que nadie combate.

La muerte del hincha olimpista Denis Saúl Carmona, hecho registrado el viernes pasado durante el partido entre Cerro Porteño y Olimpia por la final del futsal en la Secretaría Nacional de Deportes, ha sido solo la última de muchas tantas registradas en medio de las peleas entre barrabravas de los principales clubes del país.

Una reciente ocurrió el 20 de abril pasado, sobre las calles Estados Unidos y Octava Proyectada, de Barrio Obrero, donde Jesús Alberto Monin Silva, de tan solo 22 años, fanático de Cerro Porteño, fue atropellado por un automóvil que ingresó de contramano sobre la avenida principal.

El padre del joven fallecido, de nombre Osvaldo Monín, recuerda con tristeza el mortal hecho del cual fue víctima su hijo.

“Mi hijo estaba escapando de la pelea sobre la avenida Estados Unidos, al cruzar hacía el paseo central fue atropellado por un vehículo que cruzó de contramano, quien tenía algunas intenciones, ya que hizo ese movimiento indebido sobre la transitada arteria”, dijo Osvaldo.

Los incidentes de aquella fecha se trasladaron hasta las inmediaciones del estadio General Pablo Rojas, tras culminar el clásico celebrado horas antes en el estadio Defensores del Chaco. Miembros de las barrabravas de Cerro Porteño iniciaron un enfrentamiento sobre la emblemática Avenida Quinta, generándose peleas entre las facciones cerristas que se lanzaron cascotazos, e incluso hubo disparos de arma de fuego.

Sin embargo, según el padre del hincha cerrista, hasta la fecha el fiscal Rogelio Ortúzar no procesó a nadie, pese a que la querella ya le arrimó todos elementos que pudieran servir para una imputación, como filmaciones, las características del rodado y otros.

“Nosotros también acercamos dos personas que fueron testigos del hecho, estos dijeron que el automóvil que chocó a mi hijo es un Toyota Voxy, de color gris”.

En otro momento, Osvaldo Monín manifestó que la investigación lo llevó a identificar el rodado, que inclusive cambió de parabrisas, además del color original, y que por razones de investigación no pueden informar sobre el presunto autor del hecho.

LLAMATIVO. El padre del joven hincha fallecido manifestó que es muy llamativo que el jueves de la semana pasada, tras el partido de Cerro Porteño con River Plate de Argentina, uno de los testigos que la querella presentó haya sido baleado y ahora se encuentra en estado grave.

Se trata de Alex Mendoza, quien recibió un disparo de arma de fuego en Villa Bonita de Villa Elisa, como también otro joven de nombre Agustín Giménez.

“Para mí es llamativo que uno de los testigos que vieron cómo chocaron a mi hijo recibiera un disparo que por poco lo mata, es todo llamativo lo que se genera en torno a este caso. No sé si es algo circunstancial, pero es todo muy raro, como si quisieran hacer desaparecer al testigo”, adujo Monín.


Una muerte absurda duele

“Cerro Porteño era todo para él, no tenía nada de vicios, no tomaba alcohol, mucho menos drogas, pero sí era su pasión el club de sus amores. Yo siempre le decía que ya no se fuera más a la cancha porque era muy peligroso, pero él siempre insistía”, señaló.
“Hace un año y medio que formaron un grupo de amigos de infancia y ex compañeros de colegio para ir todos juntos a ver a Cerro, era del grupo Comando, pero jamás se metieron con nadie, jamás recibió amenazas, inclusive tenía otros amigos olimpistas con quienes compartía. Estamos muy dolidos por su muerte, por eso buscamos justicia por su temprana partida”.

Dejá tu comentario