Política

Mucha catarsis y pocas propuestas en el debate sobre la inseguridad

Diputados se reunieron de manera extraordinaria para analizar la situación del país en materia de seguridad, tras el asesinato del comisario Félix Ferrari y otros hechos que se registraron.

La Cámara de Diputados se reunió ayer en sesión extraordinaria, oportunidad en la que los legisladores debatieron sobre la inseguridad reinante en el país.

Varios parlamentarios hicieron uso de la palabra y todos coincidieron en la necesidad de encontrar soluciones a dicha problemática.

El diputado liberal Édgar Acosta indicó que asusta el hecho de que no se vea una hoja de ruta del Poder Ejecutivo, porque la ciudadanía necesita respuestas. Indicó que la propuesta de la enmienda para darles un nuevo rol a los militares no es una cuestión inmediata. “Eso implica un costo y ¿mientras qué hacemos?”, se preguntó.

Por su lado, el patriaqueridista Sebastián Villarejo señaló su oposición a lo que considera “una jugada de márketing” que se pretende hacer con la enmienda.

Sostuvo que lo que se debe hacer es dignificar a la Policía Nacional y que no se va a mejorar a la policía involucrando a los militares. Mencionó que entre todos los legisladores deben trabajar sobre el proyecto de ley que busca modificar la Carta Orgánica de la Policía.

En el mismo sentido se expresó la encuentrista Norma Camacho, quien dijo que con la intención de militarizar el mensaje que se les envía a los policías es que no sirven.

CORRUPCIÓN. Rocío Vallejo aseguró que la corrupción es el principal problema contra la inseguridad.

Los colorados fueron quienes solicitaron la sesión extraordinaria para hablar sobre la inseguridad. Sin embargo, fueron contados los que hicieron referencia al tema.

El cartista Raúl Latorre remarcó que existen tres posibles caminos a seguir y sus implicancias. Dijo que militarizar la lucha contra el crimen organizado puede traer como resultado que los militares sean corrompidos y que las consecuencias para el país sean más graves. Citó como segundo punto el fortalecimiento de la policía, el cual lleva su tiempo, aunque se debe realizar. Como la propuesta más viable mencionó la expulsión de los presos extranjeros que existen en nuestro país. “No es la solución definitiva, pero va a dar tiempo de buscar otras opciones”, aseveró.

El también cartista Basilio Núñez habló de que el presidente debe poner mano firme y dar un golpe de timón para que se puedan encontrar soluciones al problema de la inseguridad.

El único diputado oficialista que habló en la sesión fue Colym Soroka, quien mencionó que “es grave lo que pasa en Paraguay con relación a la inseguridad”, pero que esto no sucede solo ahora, porque “hace muchos años que venimos cargando esta pesada carga”, remarcó.

El legislador, en su intento de sacar la culpa al presidente Mario Abdo Benítez, lanzó sus dardos hacia la ministra Lorena Segovia, de la Defensa Pública. Se preguntó qué hace la misma, y mencionó que existe una gran cantidad de presos sin condena por falta de abogados.

“La Justicia en el Paraguay está en mora enormemente y es la que no funciona”, puntualizó. Por otro lado, añadió que los militares deben tener otra función porque pueden ayudar con la seguridad.


No se ve una hoja de ruta en el Ejecutivo y eso asusta. La enmienda tiene un proceso, no es inmediata, y mientras qué hacemos.
Édgar Acosta,
diputado PLRA.

Es grave lo que sucede en Paraguay con relación a la inseguridad. La Justicia está en mora enormemente y no funciona.
Colym Soroka,
diputado ANR.

La corrupción es el principal problema. Mientras no decidamos terminar con eso, seguiremos lamentando más muertes.
Rocío Vallejo,
diputada PQ.

Dejá tu comentario