Nacionales

Momentos de tensión terminan en Luque con desalojo pacífico

El desalojo de unas 1.000 familias de un inmueble ubicado en la compañía Itapuamí, ciudad de Luque, concluyó pacíficamente, tras momentos de tensión y amenazas de enfrentamientos. Del operativo participaron alrededor de 1.200 efectivos policiales.

El desalojo de unas 1.000 familias, que ocupaban una propiedad en la compañía Itapuamí, Luque, desde hace dos años, se realizó finalmente de manera pacífica y concluyó sin incidentes.

En un principio, se temía que ocurriera una situación de violencia, ya que algunos de los ocupantes manifestaron que estaban dispuestos a dar la vida por un pedazo de tierra.

Una de las ocupantes había manifestado que ingresaron al sitio al no contar con recursos económicos suficientes para adquirir una vivienda digna.

Lea más: En medio de tensión, se inicia el desalojo de familias en Luque

El representante legal de las familias, que forman parte del asentamiento Flor de Itapuamí, Raúl Marín, dijo que el desalojo era ilegal y arbitrario y que el Estado debería buscar los mecanismos para que las personas sin recursos económicos suficientes puedan acceder al derecho a la vivienda.

Asimismo, había pedido a la Fiscalía y la Policía Nacional negociar una salida pacífica, con el fin de evitar una masacre.

Le puede interesar: Abogado pide evitar una matanza en desalojo de familias en Luque

El inmueble fue entregado a las 11.40 a los propietarios y el operativo culminó a las 14.00, informó el Ministerio del Interior.

Del procedimiento participaron la agente fiscal Fátima Villasboa; el comisario Carlos Aguilera; un comisionado de derechos humanos, Andrés Agüero; el asesor jurídico de la Policía Nacional, Hernán Giménez, y el director de la Codeni de Luque, Felipe Sosa.

Entérese más: Queda sin efecto protocolo de desalojos para "acelerar" procedimiento policial

El Ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, había dejado sin efecto, en el mes de setiembre, el protocolo de desalojo vigente desde el año 2013, con el objetivo de acelerar los procesos.

No obstante, varias organizaciones sociales, entre ellas la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy), se mostraron en contra de la derogación y consideraron que se trata de un retroceso en materia de derechos humanos, que profundiza la violencia y criminaliza a los ocupantes.

Dejá tu comentario