Opinión

“MOI” interesante

 

José CanteroPor José Cantero

(*) Presidente del Banco Central del Paraguay

Las exportaciones de Manufactura de Origen Industrial (MOI) presentan un dinamismo tan relevante que no solo las debemos resaltar y valorar, sino que necesitamos incorporarlas como un desafío prioritario en la agenda país.

La estructura de nuestras exportaciones se está desplazando desde una canasta de bienes con poco valor agregado hacia una que contiene productos de mayores incorporaciones manufactureras. En el 2018, uno de los datos económicos de la balanza comercial más relevantes fue el de que por primera vez las exportaciones de MOI superaron la barrera de USD 1.000 millones.

La evolución en el tiempo de estos envíos al exterior sirve para dimensionar esta transformación trascendental. En 2003, las exportaciones de MOI apenas superaban los USD 100 millones. Transcurridos 10 años, en 2012, se alcanzó un nivel de USD 585 millones. En el periodo 2013 al 2016 se situó en torno a un promedio de USD 730 millones. En los dos últimos años escaló hasta alcanzar USD 890 millones en 2017 y USD 1.008 millones en 2018.

Para comprender esta relevancia debemos primero conocer cuáles son los productos que comprenden la clasificación MOI. Pues son todos aquellos productos industriales que no estén comprendidos dentro de la Manufactura de Origen Agropecuario (MOA), es decir, todos los productos industriales que no sean aceites vegetales ni productos cárnicos. Dentro de las MOI están incluidos productos tales como: prendas de vestir, calzados, plásticos, químicos, farmacéuticos, maquinarias, barcazas, cables, etc.

El sector estrella de exportaciones MOI, en la actualidad, es el de cables y conductores con envíos por USD 260 millones, más de un cuarto del total exportado en MOI. También los artículos textiles predominan con exportaciones anuales de aproximadamente USD 150 millones. Un sector industrial emergente, a tenerlo en cuenta, es la producción de barcazas con una exportación de USD 26 millones.

El dinamismo reciente que han experimentado las exportaciones MOI proviene, principalmente, de las empresas que operan bajo el régimen de maquila. Estas alcanzaron un crecimiento de 241% en los últimos 5 años, pasando de un nivel de USD 160 millones en 2013 a USD 546 millones en 2018. En tanto, las exportaciones industriales que no están bajo el régimen de maquila decrecieron en -7%, desde un total de USD 498 millones a USD 462 millones, en similar lapso. Así, la participación de las exportaciones de maquila en el total de las exportaciones MOI pasó de un nivel del 24% al 54% en los últimos 5 años.

No menos interesante es la evolución de las exportaciones de MOA. En los últimos 5 años, las exportaciones de bienes industriales provenientes del sector agropecuario, tales como aceite vegetal y carne, han superado, año tras año, a los envíos al exterior de Producción Primaria (PP) o granos. La menor preponderancia de las exportaciones de PP es un categórico cambio reciente que debe ser valorado y afianzado.

La relevancia de las exportaciones MOI, al igual que la de las MOA, debe estar en la agenda de discusión del sector público y privado. Las experiencias de crecimiento económico acelerado, tales como la de países asiáticos, han implicado una transformación de la estructura económica hacia la industria de exportación, capaz de generar aumentos de productividad y creación de empleos a la velocidad que otros sectores no pueden ofrecer.

En la medida en que Paraguay siga diversificando y agregando valor a su canasta de exportación podrá recoger sus frutos. La promoción de industrias orientadas al mercado internacional fomenta una sociedad más equitativa, al generar empleos de calidad. Además, genera mayor flujo de divisas al país, el cual es independiente al capricho del clima y, por lo tanto, provee a la economía de mayor blindaje ante eventuales choques adversos.

La estructura de las exportaciones paraguayas comienza a verificar una notable transformación con mayor presencia de las manufacturas. Es apenas el comienzo. ¿Qué acciones deberíamos encaminar para vigorizar este proceso?

Dejá tu comentario