País

Mitos y religiosidad se combinan cada año en Yaguarón

Cada Viernes Santo cientos de personas van hasta la cima del cerro del cual, según Narciso R. Colmán, nacieron los mitos guaraníes. La escultura de 4 metros de altura del Teju Jagua fue el atractivo este año.

Entre piedras y matorrales, movidos por la fe y la fuerza de sus piernas, jóvenes, adultos, niños y personas de la tercera edad no escatimaron esfuerzos para llegar hasta la cima del Cerro.

La cima de Yaguarón fue elegida por cientos de creyentes como un sitio para pasar el día en que se recordaba la muerte de Jesús.

“Es hermoso el paisaje”. “Vale la pena el esfuerzo”, fueron algunas de las expresiones de los fieles que sudorosos y felices tomaban aliento para contemplar el paisaje que tenían en frente.

A la par de las expresiones que ponderaban la majestuosidad de la vista, otras solicitaban la posibilidad de facilitar el ascenso, sobre todo para las personas de la tercera edad y que en la cima pudiera contarse con más comodidades para los visitantes.

Este año se sumó otro atractivo para la tradicional selfie: la escultura del Teju Jagua, de cuatro metros, ubicada al pie del cerro. El mitológico monstruo cuyas siete cabezas representan a los siete hijos de Ta’u y Kerana, según el libro Ñande Ypykuéra, de Narciso R. Colmán.

Alrededor de 15.000 personas, con clima favorable, fueron el Viernes Santo hasta el Cerro de Yaguarón, según estimaciones de la Intendencia.

Promesas. El titular de la Comuna yaguaronina, Luis Rodríguez, contó que prevén más esculturas de seres mitológicos. Adelantó que en la cima se construirá un sitio donde los visitantes puedan disfrutar de un refrigerio luego de ascender.

Mientras se aguardaba la misa de las 15.00, las puertas del templo de la ciudad estaban abiertas recibiendo a decenas de visitantes. Según el intendente, en mayo se realizará una nueva licitación para culminar la restauración de este patrimonio de la ciudad que aguarda su completa resurrección.

Sería bueno que haya más infraestructura para que la gente mayor y para los
que vienen con sus hijos puedan subir. María Amarilla, oriunda Villa Elisa.


Vuelvo luego de un tiempo y veo mucha más gente. Es un buen atractivo y no queda lejos tampoco. Ever Morel, oriundo de Itá.

Realismo puro en Kurusu Cerro
ostros con los ojos surcados de lágrimas y profundo silencio en el momento en que el actor que personaliza a Jesús de Nazaret es clavado en la cruz en la cima de un verde cerro, han sido la muestra de la emoción que despierta el Viacrucis de Kurusu Cerro, que se realizó en la mañana del Viernes Santo, en la compañía Zanja Hú de Atyrá, Departamento de Cordillera.
En esta edición, los pobladores se esforzaron en mejorar aún más los detalles de la organización, ampliando los escenarios que recrean el palacio del gobernador Poncio Pilato en el anfiteatro al aire libre de la Escuela Brígido Rodríguez, donde alrededor de las 9.30 irrumpieron los soldados romanos a caballo, conduciendo a Jesús de Nazaret capturado. Tras un dramático juicio ante Caifás y Pilato, Jesús es azotado ante la gran multitud que apreciaba el cuadro.

Pasión de Cristo en San Jeró
Las callejuelas del barrio turístico San Jerónimo sirvieron ayer al caer la tarde como escenario para recrear la Pasión de Cristo en Viernes Santo, ante una gran multitud que se congregó para revivir este pasaje que recuerda el sufrimiento y muerte de Jesucristo.
Familias enteras acompañaron la escenificación que partió desde el oratorio de la loma y recorrió los rincones estrechos de este sitio asunceno.
Los actores utilizaron los diferentes pasillos representando la agonía del Cristo camino al Gólgota para su crucifixión. Flashes de cámaras y celulares congelaron cada cuadro hasta la salida hacia la plaza Rodríguez de Francia.
Unas lágrimas regaban los rostros de muchas mujeres mayores que sintieron en la piel todo el padecimiento de Jesucristo con el sonido de los gritos y latigazos de los actores. Muchos extranjeros también se sumaron al público.

Crucifixión en la ex cantera
Con una imponente iluminación, el cerro Ñemby se ganó de nuevo la atención del público que acudió masivamente a la recreación de la Pasión y Muerte de Jesucristo, con el grupo teatral Kurusu Rapykuere del barrio Cañadita de la ciudad.
Cientos de personas de distintos rincones, sobre todo del área metropolitana, ascendieron hasta la ex cantera en la que se armó un camino de luces para revivir esta escena que concluye con la Crucifixión de Jesucristo. Entre velas y antorchas se desarrolló cada cuadro cargado de gran realismo.
Fue la tercera jornada de representación en el cerro que fue conquistado por los ciudadanos que ahora lo convirtieron en uno de los sitios más visitados en cada Semana Santa. La primera jornada fue la del Domingo de Ramos, con cientos de creyentes munidos de palmas, luego el Jueves Santo y anoche con la crucifixión.

Pascua Joven: Buscan despertar compromiso de servir a los demás
Como resultado de las dinámicas y actividades de reflexión e integración, los jóvenes se proponen llevar a la práctica el legado de servicio de Cristo. Eso resalta en las jornadas de Pascua Joven que se celebran con la consigna: “Para dar muchos frutos”, correspondientes al último año del Trienio de la Juventud.
Con Cristo resucitado damos frutos de santidad es el lema que adoptaron en la pastoral juvenil de la parroquia María Auxiliadora de Asunción. “Todo joven desde donde se encuentra puede hacer acciones y palabras de santidad”, señaló Karla Martínez, animadora parroquial.
Allí, decidieron realizar una pascua “más íntima” con algo “más de calidad que de cantidad”, dijo al indicar que antes iban 300 jóvenes a vibrar. Pero, desde el año pasado, esa afluencia disminuyó.
Nunca es tarde para volver a Dios es la bandera que usaron en la parroquia San Pedro y San Pablo, donde se reunieron un centenar de jóvenes de los barrios Republicano, Roberto L. Petit y del Bañado Sur.
“Lo que queremos con los jóvenes es lograr el despertar en ellos el compromiso para con la parroquia y la comunidad. Ahora estamos recibiendo a los damnificados y es una responsabilidad porque muchos de esos jóvenes participan de esta Pascua Joven. Muchos del staff son de familias desplazadas por el agua”, apuntó Fernando Lovera, coordinador pastoral.
Lo propio ocurre en la zona de la parroquia Santísimo Redentor del Barrio Obrero. “Justamente, hoy en día tenemos a muchísimos hermanos damnificados en esta comunidad y a ellos les estamos ayudando”, explicó Jesús Medina al añadir que el lema del trienio no solo es dar frutos en la Iglesia, sino en la sociedad. “Cuidar la casa común, compartiendo y ayudando a los que más necesitan”, apuntó.
Aarón Cabañas (19 años), del barrio Roberto L. Petit, participa por primera vez en este tipo de encuentros. “Me siento un fruto del Señor y tengo fe de que cómo cambió mi vida, Cristo puede cambiar la vida de otros chicos”, dijo sobre su adicción a las drogas que logró superar hace un año.

Nos dicen que hay que luchar por uno mismo; sin embargo, acá nos enseñan que primero está el otro y después yo. Alisson Troche, del barrio Jukyty.

Dar frutos de santidad se basa en la fe que se alimenta de los rezos, acciones solidarias y voluntariados. Karla Martínez, animadora parroquial.

Dejá tu comentario