Política

Militares que son abogados llevan casos particulares, pese a prohibición por ley

 

Según trascendió en el ámbito castrense, ayer, en horas de la mañana, los comandantes de las distintas armas se reunieron con el fin de evaluar la situación de más de un centenar de militares que fungen de abogados en el ámbito ordinario.

De acuerdo con la sentencia de la Corte número 810 del 22 de junio del 2016, es incompatible que abogados militares interfieran en el ámbito ordinario.

Asimismo, para establecer esta sentencia, la Corte tuvo en cuenta el artículo 97 de la Ley 879/81 del “Código de Organización Judicial”, que establece que “el ejercicio de la profesión de abogado o procurador es incompatible con la calidad de funcionario público dependiente del Poder Ejecutivo o Judicial, o miembro de las Fuerzas Armadas y policiales en servicio activo”.

Existe mucha molestia en las FFAA por esta situación, ya que los mismos militares que ejercen de abogados y pasan gran parte del tiempo litigando en el ámbito ordinario, aparte de recibir su salario mensual como uniformados, perciben varios otros beneficios, entre ellos, por “peligrosidad” en el cargo, responsabilidad en el cargo, gastos de representación, unidad de bonificación alimenticia, fondos para la salud, bonificación familiar, grado académico, compra de uniformes militares, entre otros.

El Colegio de Abogados ya mantuvo una reunión la semana pasada con integrantes de la Corte Suprema de Justicia, a quienes les expresó su incomodidad por esta situación.

Tras el encuentro, la Corte resolvió enviar un pedido de informe a la Justicia Militar para que comunique sobre la cantidad y los datos de los militares que ejercen la profesión de abogados.

Según datos recogidos en el ámbito castrense, la mayoría de los abogados militares corresponden al Ejército, que serían unos 70; unos 24 pertenecen a la Armada, y unos 17 a la Fuerza Aérea.

Según las denuncias, los militares acuden a la Justicia ordinaria incluso uniformados.

Dejá tu comentario