País

Mejor alumna cuenta cómo ganó la demanda por becas a Itaipú

 

Carina Ríos compartía una pieza con sus cuatro hermanos cuando terminó el colegio en el 2009. En la otra habitación de la casa –que estaba a medio terminar– dormían sus padres.

Era la mejor egresada del colegio Nacional Emilio Johannsen de Villa Elisa. Su mamá era empleada doméstica y su papá, trabajador en una imprenta.

Cumplía con los requisitos para acceder a una de las 2.000 becas de la Itaipú Binacional en ese entonces, cuando todavía no tomaban exámenes escritos.

Pero quedó sorprendida cuando salió la lista de postulantes confirmados y su nombre no estaba ahí.

Su situación, dice, es similar a la de cientos de jóvenes que hoy ven una luz de esperanza en acceder a las becas para seguir estudiando, pero que fueron excluidos nuevamente, como hace veinte años, por la Itaipú.

Lea más: Tras irregularidades, son excluidos de las becas de Itaipú 55 estudiantes

Pero sí fueron confirmados entre los 1.503 egresados de la Media hijos de políticos colorados y empresarios con recursos económicos.

Carina fue precisamente una de las líderes juveniles que exigían a la Itaipú mayor transparencia en la selección de becarios y luego entabló un recurso de amparo para lograrlo.

Demanda. “Primero me resigné, dije que no estaba mi nombre y bueno, no tuve suerte. Pero después mi mamá se acerca a una concejala, quien nos animó a seguir insistiendo”, cuenta Carina.

Una década después es especialista en Economía y funcionaria del Ministerio de Hacienda, donde ingresó mediante un concurso público.

Ríos cuenta que tenían muy buen promedio en el colegio. “No supieron explicarnos bien por qué no teníamos la beca, era muy ambiguo el proceso de selección”, agrega.

Lea también: Saltan más casos de hijos de políticos con becas de Itaipú

Luego, de unos 40 jóvenes que se sumaron a las protestas, finalmente solo 20 se decidieron a iniciar una demanda contra la hidroeléctrica. En primera instancia, perdieron el recurso de amparo.

“Esa decisión fue como un balde de agua fría, pero yo seguí porque tenía el apoyo de mis padres”, remarca.

En segunda instancia, el fallo salió a favor y un año después, comenzó su carrera en la UNA.

“Instó a los jóvenes a seguir peleando si quieren una beca, es realmente una puerta de esperanza para quienes no tienen recursos”, expresa.

La concejala de Villa Elisa que ayudó en el proceso judicial fue la actual diputada Kattya González, quien insta de nuevo a los secundarios excluidos a emprender una demanda para acceder a una de las becas que son para jóvenes de escasos recursos.

Dejá tu comentario