Sucesos

“Me tratan como si fuera uno del Comando Vermelho y eso no es así”

Ángel Cuevas, uno de los guardiacárceles procesados por la fuga de Samura, en comunicación con La Lupa, aseguró que el peligroso reo entró esposado, pero las imágenes dicen lo contrario.

“No entiendo en qué me quieren complicar. Casi la mayoría me conocen y saben de mi trabajo. Nunca en mi vida tuve problema”, se defendió el guardiacárcel Ángel Cuevas, entrevistado por el periodista Freddy Valenzuela para el programa televisivo La Lupa.

La conversación se dio ayer, en plena audiencia de imposición de medidas, en el Palacio de Justicia.

Tanto Cuevas como su compañero José María Gómez, también procesado por frustración de la persecución y ejecución penal, y por liberación de presos, tras el mortal rescate a Jorge Teófilo Samudio alias Samura, ocurrido el pasado 11 de setiembre.

Cuevas negó en todo momento que haya ayudado a Samura, supuestamente dejándolo entrar sin esposas a la audiencia y proveyendo de un teléfono celular. “Me tratan como si fuera del Comando Vermehlo y eso no es así”, expresó para luego asegurar que el interno todo el tiempo estuvo esposado, a pesar de que en imágenes de circuito cerrado se puede ver cómo Samura levanta los brazos.

hora de salida. El hombre reconoció que estando en el Palacio el peligroso recluso le preguntó a qué hora se retirarían del lugar y supuestamente él le respondió que dependía de la hora que el móvil vuelva de Lambaré.

Cuevas también relató su versión de la emboscada que les hicieron los miembros de un grupo comando que rescató a Samura, a la salida de la Costanera Norte. “Del susto nos agachamos todos. Nos tiramos todos al medio. Después ya se abre la puerta. El candado (del móvil) dispararon con un (fusil) AK 47”, relató el hombre, que asegura que la puerta no se pudo abrir, ya que se tenía que desbloquear con la llave de contacto del chofer.

“El bandido se fue a exigirle al chofer, le exigió la llave”, prosiguió. Según su relato, el conductor al que nombró como Antonino finalmente se rindió y entregó la llave para que puedan abrir la puerta a la libertad a Samura.

Celular y arma. Por otra parte, José María Gómez, otro de los guardias que quedaron sometidos a la investigación, negó la versión que manejan los investigadores de que haya lanzado un teléfono celular y un arma a una vivienda ubicada en las inmediaciones donde se produjo el fatal hecho. “Jamás un teléfono se tiró encima de la casa”, afirmó.

Gómez también se refirió a los 8 millones de guaraníes que los intervinientes hallaron en su casa, en una plantera, en medio de un procedimiento y aseguró que el dinero pertenece a su compadre, que le dio para que le cuide.


Prisión para guardias y director
El director del penal de Emboscada, Juan Carlos Irala, guardará reclusión en la Agrupación Especializada mientras dure el proceso que se le abrió por liberación de presos y frustración de la persecución y ejecución penal, en el marco de la investigación por el rescate al peligroso recluso Jorge Teófilo Samudio, alias Samura ocurrida el pasado 11 de setiembre. En el mismo caso, también fueron imputados y enviados a prisión en la sede policial los guardias penitenciarios Ángel Manuel María Cuevas y José María Gómez.
Ambos están siendo investigados por supuesta ayuda que brindaron al peligroso interno, al que presuntamente proveyeron de teléfonos celulares.

Dejá tu comentario