Especiales

Mayor impuesto al tabaco, una cuenta pendiente para la salud en Paraguay

En Paraguay, la tasa del impuesto al tabaco es una de las más bajas a nivel mundial, y lo seguirá siendo, aunque se promulgue el aumento al 22% aprobado en el Congreso. Este jueves se recuerda el Día Mundial Sin Tabaco y la OMS aboga por políticas eficaces para reducir su consumo.

La tasa de impuesto al tabaco en el país es de apenas el 16%, siendo no solo la más baja de la región, sino una de las menores a nivel mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los gastos en salud pública vinculados al tratamiento de las afecciones que genera el hábito del tabaquismo rondan los USD 100 millones anuales, de acuerdo a los datos brindados por el Gobierno.

Mientras que la contribución de este impuesto al fisco fue de USD 86,2 millones en el año 2016. Así lo informó en su momento el Ministerio de Hacienda.

Lea más: Tabaco rompecorazones: 9.000 al año sufren afección cardiovascular

La normativa vigente en Paraguay, con relación a este tributo, permite que a través de un decreto presidencial la tasa actual de 16% pueda incrementarse hasta un 20%.

Sin embargo, las propias autoridades de Hacienda se resisten a impulsar el ajuste, pese a que con esto podrían aumentar las recaudaciones y mejorar la atención sanitaria.

En otros países, como el Brasil, el tributo asciende a más del 60%, en Argentina llega al 80% y en Chile 89%.

En ese sentido, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) también recomendó que un incremento del 50% podría cubrir hasta la mitad de los gastos sanitarios en países como Paraguay.

Embed

Impuesto al tabaco

Entre idas y vueltas, el Congreso Nacional sancionó un polémico proyecto que busca subir la tasa del impuesto. No obstante, el porcentaje aprobado es irrisorio en comparación con las estadísticas regionales.

El proyecto fue inicialmente presentado en el Senado, donde planteaban un aumento de hasta el 40% del tributo, pero la Cámara Baja lo redujo hasta el 22%. En una segunda vuelta, el proyecto fue ratificado en esta última cifra y la iniciativa fue derivada al Poder Ejecutivo.

La iniciativa parlamentaria generó bastante resistencia en el sector tabacalero. El propio presidente de la República, Horacio Cartes, es dueño de la mayor empresa tabacalera del país y sus intereses económicos se verían directamente afectados con un mayor tributo.

La justificación principal sobre la negativa hacia el documento radica en que se potenciará el mercado negro de cigarrillos.

Cuidar la salud y mejorar la recaudación

El economista Fernando Masi, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep), explicó que el aumento del impuesto al tabaco, no solo puede beneficiar a cuidar la salud de los ciudadanos, sino también a desalentar -en parte- el contrabando y mejorar la recaudación

Mencionó que el 22% de incremento no contribuye mucho en combatir los problemas de salud que produce el tabaquismo y que el próximo Gobierno debe insistir en una nueva suba.

"Con el 22%, digamos que las tabacaleras siguen teniendo margen de ganancia, incluso con el 40%, van a seguir ganando; pero esperemos que el impuesto suba a un nivel promedio de América Latina", dijo el economista a Última Hora.

Masi aclaró que alrededor de un 90% de lo que produce el Paraguay es destinado al Brasil, por lo que un incremento en el tributo ayudaría a cuidar principalmente a los consumidores del mercado brasileño.

Paraguay, un punto estratégico para el contrabando

Paraguay es un punto estratégico para el comercio negro a nivel internacional por su ubicación dentro de la Triple Frontera (Argentina-Brasil-Paraguay).

Tanto es así que un informe internacional elaborado por la Fundación por la Defensa de la Democracia (Foundation for Defense of Democracies), de EEUU, señala al presidente Cartes como uno de los capos del contrabando de cigarrillos a nivel mundial.

La investigadora Vanessa Neumann, una de las desarrolladoras del informe Varios jefes criminales de la Hidra Dorada, dio a conocer que el 95% de los cigarrillos que produce el Paraguay está destinado al contrabando. El país produce 20 veces más de lo que consume.

El tabaco causa la muerte de más de 7 millones de personas anualmente. De esta cifra, unas 900.000 personas fallecen a causa del humo del tabaco ajeno que respiran, según estadísticas del Ministerio de Salud.

En Paraguay, el 14% de la población adulta en el país fuma, en edades comprendidas entre 15 y 74 años.


Dejá tu comentario