Especiales

Mateo, milagro de amor que unió a toda una familia

Apenas tiene 6 meses, pero ya logró grandes cambios en su familia. Así, chiquito como lo ven, Mateo es un gran milagro, luego de haber pasado la gestación mientras su madre estaba en coma. A pesar de todo, él nació sano, está fuerte y ya es todo un experto robando sonrisas.

Saira Baruja - Fotos: Andrés Catalán

"En plena tormenta, a la altura del puente Jejuí, en General Resquín, un tronco en el camino y la luz de un rayo que la encandiló, hicieron que mi hermana perdiera el control del auto en el que iba. Cayó 17 metros bajo un puente", relató Mirna Barreto, tía de Mateo, a Última Hora.

Cuando el accidente ocurrió, Nélida Barreto, la mamá de Mateo, tenía apenas nueve semanas de embarazo. Una de las únicas personas que conocía su estado era su hermana, Mirna.

"Poco antes de su viaje, ella me contó que un bebé venía en camino. Ya tenía dos hijos, uno de 12 y una de 6 años. Los dos estaban con ella en el accidente. Resultaron ilesos", comentó con alivio, a pesar del tiempo que transcurrió.

Ninguno de los tres hijos de Nélida resultó herido en aquel viaje, y ella, aunque en coma y con daños severos, logró seguir con su embarazo.

Embed

Internada en el Hospital del Trauma, donde se convirtió en una experiencia milagrosa para los médicos, recibió todos los cuidados prenatales.

A las 34 semanas de gestación, en un parto por cesárea, Mateo vino al mundo con 2 kilos y 300 gramos, y gozando de buena salud, como sigue hasta ahora, que ya tiene 6 meses de vida.

Nota relacionada: El niño milagro que nació mientras su mamá estaba en coma cumple 6 meses

El nacimiento del pequeño logró unir aun más a la familia, que hasta ahora lucha día tras día por la recuperación de Nélida, quien aunque esté clínicamente estable, no habla ni se mueve, solo come y se comunica con gestos y balbuceos.

"No pudo darle de mamar, pero igual desarrolló una gran comunicación con Mateo. Ellos se entienden con la mirada. A veces, él abraza a su mamá por largas horas", contó la tía.

Según recordó su hermana, durante su internación, Nélida tuvo muchas complicaciones que fueron debilitándola y le bajaron las defensas, pero sigue luchando por su vida y por avanzar.

"Ella siente todo lo que está a su alrededor y entre Mateo y ella existe una gran conexión, se adoran", agregó.

Embed

Mirna cree que Mateo es una de las terapias más efectivas para su hermana. La familia no pierde las esperanzas, pese a los diagnósticos.

"Los médicos siempre tienen su pronóstico científico, que es irreversible, pero para nosotros hay otro pronóstico, lo sabemos porque acá la cuidamos con todo el amor que le tenemos. Solo el tiempo dirá si ella se vuelve a recuperar, aunque no sea al 100%", reflexionó Mirna.

Hace tres meses que Nélida ya esta en su casa, con los cuidados de su mamá, su hermana, sobrinos, hijos y una enfermera particular, quien se encarga de la fisioterapia y los ejercicios de rehabilitación.

Mateo también tiene contacto con su papá, a quien Mirna calificó como un padre presente, y que nunca dejó de ayudarlo económicamente.

Los Barreto se preparan para una gran celebración por el primer año de vida de Mateito, en agosto próximo, pero antes ofrecerán un agasajo al Divino Niño Jesús, a quien le encomendaron su vida, una vida que ilumina la casa donde la familia Barreto recibió a Última Hora para compartir su pequeño gran milagro.

Mientras tanto, sigue creciendo grande y sano, con la experiencia de sus primeras comidas sólidas, a punto de gatear, y se afianza cada vez más como un ladrón de sonrisas, que hace florecer hasta en el corazón más frío un tierno y puro sentimiento.

Dejá tu comentario