Nacionales

Masacre en el Chaco: Capataz relató últimos minutos de las víctimas

El capataz de la estancia Taguató, del distrito de Mariscal Estigarribia, relató los últimos minutos de vida de las víctimas de la masacre, registrada la semana pasada en el Departamento de Boquerón.

Vicente Ramírez, el capataz de la estancia en donde hace seis días fueron ejecutados dos niños y sus abuelos para el robo de más de 80 cabezas de ganado vacuno, relató los últimos minutos de vida de las víctimas del crimen en el Chaco.

Supuestamente, los hombres les obligaron a que entreguen a sus patrones para asesinarlos y para robar los ganados.

El capataz contó que los homicidios se registraron el martes pasado cerca de las 15.00.

Lea más: Crimen en el Chaco: Víctimas fueron asesinadas hace 6 días

Manifestó que Alcibiades Desiderio Ayala Coronel, de 73 años, dueño de la propiedad, estaba enfermo, por lo cual vino a Asunción la semana pasada con el objetivo de realizarse estudios y que el lunes pasado emprendió viaje rumbo al Chaco y llegó el martes a su estancia.

estancia Chaco.jpeg
<p>Los cuerpos fueron hallados en la fosa de una cámara séptica.</p>

Los cuerpos fueron hallados en la fosa de una cámara séptica.

"Mi patrón me llamó y me dijo: 'el martes voy a llegar mi hijo, porque estoy llevando a mis nietos', yo no podía decir nada porque estaba amenazado", relató a los medios de comunicación.

Nota relacionada: Para forense, cuádruple homicidio en el Chaco fue una ejecución planeada

Ramírez dijo que tres hombres ya habían llegado a la propiedad con la intención del robo del ganado y que lo tenían amenazado. Supuestamente, dos personas ya estaban en el interior de una pieza esperando a sus patrones, pero él no podía decir nada.

"Estaban entre dos, entraban y salían de la estancia, yo no podía decir nada, tampoco podía salir, me tenían amenazado", confesó.

Los cuatro fueron baleados al mismo tiempo

Contó que el martes, alrededor de las 15.00, llegó su patrón a la estancia en compañía de su esposa Francisca Nidia Núñez Romero, de 71 años, y de sus nietos, un niño de 7 años y una niña de 10 años.

Agregó que Don Ayala dejó su camioneta afuera, cuando su esposa intentaba abrir la puerta de la vivienda, sin imaginarse que adentro ya los estaban esperando los asesinos.

Estancia Chaco.jpeg
Los pequeños de 10 y 8 años, asesinados juntos a sus abuelos,  en la estancia Taguató.
Los pequeños de 10 y 8 años, asesinados juntos a sus abuelos, en la estancia Taguató.

"Yo ya sabía lo que iba a suceder, pero no podía decir nada", reiteró el capataz.

Te puede interesar: Confirman cuatro fallecidos en estancia del Chaco

Contó que al abrir la puerta, uno de los hombres ya disparó contra los abuelos y sus nietos con una escopeta. Sin embargo, el niño corrió por unos metros para intentar huir, por lo cual fue perseguido y recibió el disparo que acabó con su vida.

"El nene corrió, intentó huir, ahí agarraron un rifle y le balearon, la nena ya murió en el lugar con sus abuelos", relató.

Posteriormente, los cuerpos fueron enterrados en una cámara séptica, uno encima de otro.

Embed

Por su parte, la pareja del capataz manifestó que el lunes, en horas de la noche, la banda de delincuentes ya llegó a la estancia y permaneció en el sitio por varios días. Manifestó a los medios de comunicación que ella y su pareja fueron víctimas y que presionaron a su pareja para que se callara.

Aseguró que los hombres entraron sin permiso y que permanecieron en el lugar el martes y el miércoles, amenazándolos en todo momento.

Contó que cuando ocurrieron los homicidios estuvo en el corral donde ordeñan cabras en compañía de sus hijos (de 10, 14 y un bebé) hasta el anochecer y que no escuchó los disparos, porque estaba prendido el motor del agua.

Nota relacionada: Tres detenidos más por cuádruple asesinato en estancia del Chaco

Supuestamente cuando iban a cometer los crímenes su pareja le pidió que corran y que alcancen una estancia para defenderse ella y sus hijos. Por último, dijo que su marido fue golpeado por los delincuentes.

evidencias masacre.jpg
El capataz y su pareja quedaron detenidos y se incautaron varias evidencias.
El capataz y su pareja quedaron detenidos y se incautaron varias evidencias.

Lo que sucedió tras la masacre

Ya el viernes de la semana pasada, alrededor de las 21.00, llegaron los choferes de los camiones para trasladar el ganado. El capataz dijo que estos no sabían nada de la masacre registrada en el lugar.

Finalmente, el sábado llegó el capataz a la ciudad de Fernando de la Mora, en el Departamento Central, en compañía de su familia y luego los autores de la masacre alquilaron un camión y le acercaron todas sus pertenencias, entre ellas las evidencias que guardan relación con el crimen, que este lunes fueron incautadas por los investigadores.

Aseguró que había en total 97 vacas en la estancia y que solo siete a ocho no fueron robadas por los delincuentes.

El caso

Una comitiva fiscal-policial llegó a la estancia este domingo, luego de que familiares de las personas que residían en el sitio denunciaran que no podían comunicarse con ninguno de ellos desde hace siete días.

Al llegar al lugar se encontraron los cuatro cuerpos enterrados en una cámara séptica.

La estancia fue encontrada saqueada y el ganado fue robado. También estaban desaparecidos el capataz y su familia, quienes allí residían.

La autopsia oficial reveló que, tanto los abuelos como los dos niños, fueron ultimados hace seis días, presumiblemente el 9 de julio, fecha del último contacto que tuvieron con sus demás familiares. Una de las víctimas, la niña de 10 años, cumplió años ese día.

Una vez perpetrado el crimen, los responsables se alzaron con más de 80 cabezas de ganado, las cuales fueron recuperadas este lunes, tras una serie de allanamientos en el distrito de Belén, Departamento de Concepción.

Hasta el momento detuvieron a cinco personas, entre ellas, el capataz de la estancia y su pareja.

Dejá tu comentario