Mundo

Más contagiosas, resistentes y temibles: las variantes

 

Variantes, mutaciones... Estos términos, muy técnicos, son generadores de ansiedad y temor para el gran público, golpeado ya por la pandemia del Covid-19. Esto es lo que sabemos sobre las variantes.

¿CUÁNTAS VARIANTES?

De momento, tres son consideradas como especialmente preocupantes, las detectadas en Inglaterra, en Sudáfrica y en Japón (pero en viajeros procedentes de Brasil, de ahí su nombre común de “variante brasileña”).

Paralelamente hay una segunda categoría de variantes, objeto de vigilancia por la comunidad científica debido a sus características genéticas potencialmente problemáticas, pero que circulan por ahora a un bajo nivel.

Todas estas variantes están clasificadas por familias, o estirpes: según las mutaciones que han adquirido, ocupan un lugar preciso en el árbol genealógico del virus de origen SARS-CoV-2. La lista se ha ampliado estas últimas semanas. Por ejemplo una estirpe bautizada B.1.525 fue detectada en Escocia, en Nigeria, en Francia o en Australia. Otras variantes han sido detectadas en California, en Zambia, en Uganda o en Finlandia.

¿MÁS CONTAGIOSA?

“Al menos para la variante inglesa, y sobre todo para la sudafricana, hay consenso en que son más transmisibles”, explica Etienne Simon-Lorière, responsable de virus ARN en el Instituto Pasteur de París. Pero esta constatación se basa solamente sobre datos epidemiológicos, la velocidad a la que estas variantes se propagan, pero ello no permite llegar a una conclusión categórica, ya que los resultados pueden cambiar según las medidas de restricción adoptadas en cada región.

Así, las autoridades británicas anunciaron inicialmente que la variante inglesa era 50 a 70% más transmisible, sobre la base de observaciones efectuadas localmente. Pero el hecho de que no se asista a propagaciones de tal magnitud en otros países obliga a matizar esa afirmación. ¿Por qué ciertas variantes parecen ser más contagiosas? “Hay varias hipótesis a considerar: quizá la carga viral es más elevada, o la variante puede entrar más fácilmente en las células, o se multiplica más rápidamente”, declara Olivier Schwartz, responsable de la unidad Virus e Inmunidad del Instituto Pasteur.

Investigadores de la Universidad de Harvard en Estados Unidos han emitido otra hipótesis. Según ellos, la infección provocada por la variante inglesa podría durar más: un individuo infectado permanecería contagioso más tiempo que con un coronavirus clásico.

¿CUÁL ES LA EFICACIA DE LAS VACUNAS?

“Según los tests, la variante inglesa no es fuente de inquietud, pero sí lo es la variante sudafricana”, explica Etienne Simon-Lorière.

No obstante, los científicos alertan contra las conclusiones apresuradas.

Además, estas investigaciones se centran solamente en la respuesta del organismo tras la vacuna, es decir, en la producción de anticuerpos: “no evalúan otros tipos potenciales de inmunidad, como la actividad de los linfocitos T y B” (lo que se llama inmunidad celular, ndlr), destacan el profesor Fauci y sus colegas en el artículo del Jama. AFP

Dejá tu comentario