Política

Marito prioriza agenda en el exterior, mientras aumenta crispación social

Abdo ya viajó a 10 países y este mes visitará otros tres, mientras la agenda interna se calienta con la marcha campesina, la problemática de sintechos e indígenas y la desaceleración económica.

A siete meses de gestión, el presidente Mario Abdo Benítez ya realizó diez viajes internacionales para posicionar al Paraguay en la agenda internacional con su gestión gubernativa. Ahora Abdo prepara maletas para visitar este mes otros tres países de la región (mañana va al Brasil, el 21 a Argentina y el 22 a Chile) y para mediados del año ya tiene pautado hacer por lo menos otros dos viajes más (a Turquía y a España).

En este primer tramo de su gestión ya visitó varios países, entre ellos Estados Unidos, el Vaticano, Brasil, Suiza, Uruguay y Taiwán. Sus constantes viajes ya le valieron fuertes críticas por priorizar la agenda internacional y desatender los problemas centrales del país.

Las críticas más fuertes se dieron porque en los últimos tiempos, Abdo Benítez centró su tiempo y su discurso en la crisis política que hay en Venezuela. Paraguay fue el primer país que rompió relaciones diplomáticas con Venezuela y está en primera línea con los países que desconocen a Maduro para forzar su salida.

Los críticos señalan que si bien es importante la presencia internacional, el mandatario, sin embargo, tiene en el país una agenda interna cada vez más caliente que precisa de urgente atención y que está marcada por la notoria desaceleración económica, los roces internos dentro de su partido y las movilizaciones sociales (campesinas, indígenas y sintechos).

Una de las más fuertes movilizaciones en puertas es la que realizará la Federación Nacional Campesina (FNC), que tiene previsto marchar en Asunción, los días 20 y 21 de marzo. Como cada año en esta fecha, los labriegos vendrán a reclamar una vez más al Gobierno el incumplimiento de la reforma agraria y la atención integral a la gente del campo. Será la vigésima sexta marcha que tendrá como lema Tierra y producción para el desarrollo nacional. Construyendo poder popular.

Los referentes de la FNC cuestionan que el nuevo Gobierno no está dando señales claras para tratar temas centrales, como la recuperación de tierras y la solución integral a la problemática del campo.

violento desalojo. El pasado miércoles, los efectivos policiales procedieron en Luque al violento desalojo de más de 1.000 familias que ocuparon una propiedad que figura a nombre de Copaco y que linda justamente con la imponente quinta del ex senador Óscar González Daher, quien hoy guarda reclusión en la Agrupación Especializada.

Este desalojo puso en el tapete otro drama social que se arrastra desde hace años y que no tiene visos de solución.

Tras el desalojo en Luque, donde la actuación de las fuerzas de seguridad fue duramente cuestionada porque los policías procedieron a quemar las humildes pertenencias de los ocupantes, ocurrieron otros desalojos que evidenciaron la situación de precariedad en la que viven miles de familias en varias zonas del país.

En el entorno inmediato del presidente de la República son conscientes de que la situación de los sintechos es una bomba de tiempo y que debe ser tomada en cuenta para solucionar el problema de fondo.

Otro drama que ni el presidente ni su entorno dieron visos de solución es la situación de abandono que arrastran varias familias indígenas, quienes desde hace tiempo están apostados en las plazas frente al Congreso. Realizan constantes movilizaciones por la ciudad, cierran arterias del microcentro exigiendo atención a sus reclamos y hasta el momento no hay señal de acercamiento hacia ellos por parte del Ejecutivo.

desaceleración. A la situación social se suma la preocupación del sector empresarial ante la fuerte desaceleración económica en el país. En ese contexto, varias firmas, entre ellas la industria textil Manufactura de Pilar informó al Ministerio del Trabajo la suspensión por un lapso de tiempo de sus actividades.

Agenda social.png

Dejá tu comentario