Nacionales

Marcelo Piloto dice que tenía protección de jefe policial y niega ser terrorista

El brasileño Marcelo Pinheiro, alias Marcelo Piloto, reconoció públicamente que se dedica al tráfico de drogas y armas en Paraguay. Sin embargo, negó rotundamente estar asociado al terrorismo y tener vínculos con el coche bomba. Además, dijo que tenía protección policial en Ciudad del Este.

El brasileño Marcelo Pinheiro, alias Marcelo Piloto, rompió su silencio este martes, a través de una conferencia de prensa en la que realizó varias confesiones de forma contundente. Habló del narcotráfico y hasta de la protección policial que recibía en Ciudad del Este.

Lo primero que hizo fue asumir que se dedicaba al tráfico de drogas y armas en Paraguay, pero negó rotundamente estar asociado al terrorismo y tener vínculos con la facción criminal que preparaba un coche bomba en Presidente Franco, Departamento de Alto Paraná.

De acuerdo a los organismos de inteligencia, en aquel operativo se había desbaratado una banda del Comando Vermelho que pretendía rescatar a Marcelo Piloto, quien guarda reclusión en la Agrupación Especializada.

Nota relacionada: Defensa de Marcelo Piloto apela el fallo de la extradición

"Yo vendo cosas ilícitas, soy comerciante", admitió en principio con un rostro serio y una voz sólida. Para reforzar, agregó: "Todo el mundo sabe que me dedico al comercio de armas y drogas. Yo compro acá en Asunción y vendo en Ciudad del Este. Compro en Asunción y vendo en Pedro Juan Caballero, en Salto del Guairá. Yo compro y vendo".

Ante la presión y las insistentes preguntas de los periodistas, negó ser terrorista. "Yo no soy terrorista, nunca lo fui, no admito", afirmó en forma tajante. Indicó que eso es totalmente falso y que son las autoridades las que buscan exponerlo de esa forma ante la prensa.

Integrante del Comando Vermelho

Marcelo Piloto reconoció que forma parte del grupo criminal brasileño Comando Vermelho. Con un portugués cerrado, narró cómo pasó a ser un integrante más de esa facción para exponer que no es líder de ninguna comunidad delictiva.

Contó que a los 22 años la policía brasileña lo detuvo por haber cometido un asalto en Rio de Janeiro. Fue condenado e imputado por ese delito a más de 20 años de cárcel. Sin embargo, se le redujo la condena por buen comportamiento y salió de prisión llegado los 10 años.

Nota relacionada: Jueza da lugar a extradición de Marcelo Piloto al Brasil

Cuando uno va a la cárcel en Brasil, uno tiene que escoger una agrupación. Y como yo estaba en un sector que era predominantemente del Comando Vermelho, me asocié a ellos. Así fue que yo pasé a ser preso de una comunidad que era exclusivamente de ese comando”, reveló.

Coche Bomba. Edgar Medina..jpeg
El brasileño negó que coche bomba esté asociado a él, como también negó ser jefe de facción y terrorista.
El brasileño negó que coche bomba esté asociado a él, como también negó ser jefe de facción y terrorista.

En prisión uno no es jefe, solo un integrante. “Yo era un simple asaltante y me colocaron junto a homicidas y secuestradores”, refirió. Además, descartó que su familia esté vinculada a sus actividades ilícitas.

¿Apoyo de Abel Cañete?

En un momento álgido de la conferencia de prensa, Marcelo Piloto habló de un supuesto apoyo que recibía del comisario Abel Cañete, actual director general de Investigación Criminal de la Policía Nacional.

De acuerdo a su versión, el uniformado le daba protección en Ciudad del Este ante investigaciones de la Policía Federal del Brasil. Dijo que pagaba muy caro para tener ese beneficio.

Pagaba mucho para recibir protección, tengo pruebas. Si un fiscal se interesa, puede ver mi teléfono”, afirmó.

Nota relacionada: Así se frustró el segundo intento de liberar a Marcelo Piloto

Sobre su extradición

La defensa del brasileño, compuesta por los abogados Jorge Prieto y Cristhian Cléver Colmán, apeló la sentencia que concedió la extradición a la Justicia del Brasil, que fue dictada por la jueza de Garantías Alicia Pedrozo.

Marcelo Piloto minimizó esta cuestión y dijo: “Cualquier cárcel es cárcel. Acá estoy 24 horas en una celda chiquita”.

Contó que, donde está actualmente recluido, no cuenta con televisor y ningún otro medio de comunicación, aunque cayó en contradicción cuando relató que seguía operando desde la cárcel, a través de integrantes de su comunidad delictiva, de Río de Janeiro. Dejó entrever que no está totalmente incomunicado, como aseguró al principio.

Marcelo Piloto. Archivo.jpg
Más de 20 órdenes de arresto. Acusado en Brasil por tráfico de drogas, robo, asalto a mano armada, homicidio, asociación criminal, entre otros.
Más de 20 órdenes de arresto. Acusado en Brasil por tráfico de drogas, robo, asalto a mano armada, homicidio, asociación criminal, entre otros.

Posteriormente, remarcó que la Policía Federal de Brasil tiene acusaciones en contra de él por “segundas intenciones”. Habló de que, estando en el vecino país, tuvo un altercado con las autoridades policiales respecto a un tipo de droga que no era buena, al que describió como un “crack ruin”. Afirmó que, por ese motivo, se ensañaron con él, para instalar su nombre en la prensa.

Involucró en este asunto al ex gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, a quien calificó como el mayor corrupto de todo Río de Janeiro. Alegó, además, que trabajó para el político brasileño.

Antecedentes

Marcelo Piloto está acusado en el Brasil por tráfico de drogas, robo, asalto a mano armada, homicidio, asociación criminal, entre otras cosas. Actualmente, cuenta con más de 20 órdenes de arresto.

Se presume que el brasileño retomó la jefatura del grupo criminal Comando Vermelho, operando desde el este de Paraguay, donde vivió por cinco años, para luego sentar su base de operaciones en el sur.

De acuerdo con informaciones oficiales, desde allí coordinó el tráfico internacional de drogas, además de proveer de armas y municiones a sus operadores de Río de Janeiro, Brasil, según la investigación en su contra. El supuesto narco está recluido en la Agrupación Especializada desde finales del 2017.

Nota relacionada: Supuestos miembros del Comando Vermelho preparaban un coche bomba

Dejá tu comentario