País

Madre de niña embarazada pide que se haga el aborto

La madre de la niña de 10 años, que está embarazada de cinco meses, solicitó a través de una carta a la Cruz Roja la interrupción del embarazo, para salvaguardar la vida de su hija.

La mujer está actualmente presa en la cárcel del Buen Pastor e imputada por violación del deber del cuidado y abuso sexual en niños en grado de cómplice. La Fiscalía sostiene que ella pudo evitar la violación de su hija –presuntamente por parte de su padrastro– y que posteriormente intentó obstruir la investigación del caso.

María José Garcete, gerente de acción de Amnistía Internacional, indicó que esta organización lanzó una acción urgente para exigir a las autoridades que se proteja la vida de la niña en evidente riesgo y que para ello se tomen las diligencias debidas.

“Lo que se pide es que por sobre todas las cosas el Estado cumpla con su rol de garante de derechos humanos, justamente haciendo cumplir las legislaciones existentes. En este caso nosotros contamos con el artículo 109 del Código Penal que habla de un procedimiento cuando existe el riesgo de vida de la mujer, que en este caso es la niña”, indicó.

“Pedimos que exista un dictamen de profesionales independientes e imparciales y ponemos mucho énfasis en esto, por el hecho del contexto local. Tenemos una cultura sumamente machista y el fundamentalismo predomina en las decisiones”, añadió Garcete.

La niña está actualmente a cargo del Hospital de la Cruz Roja, debido a que su embarazo es riesgoso. Según Amnistía, no hay indicio de que el hospital esté considerando la posibilidad de un aborto para salvar la vida de la pequeña. Además, la organización advirtió que “según las informaciones más recientes, la niña va a ser enviada a un centro de niñas madres”.

“No pedimos el aborto directamente, sino que el Estado debe hacer todo lo que debe hacer: recurrir a una junta médica que pueda analizar la situación y tome una decisión que por sobre todas las cosas garantice la vida de la niña”, aseguró la activista, quien recalcó la importancia de que las autoridades escuchen lo que tiene que decir la joven.

Por su parte, la política Lilian Soto manifestó estar en contra de la imputación presentada por la Fiscalía a la madre. “Ella es una mujer de 33 años, con otros dos hijos, trabajaba desde las 5 de la mañana hasta las 5 de la tarde como cocinera, tiene historia de violencia doméstica”, relató la política de Kuña Pyrenda.

Soto también recordó que la madre realizó una primera denuncia en contra del padrastro que terminó siendo archivada por el Ministerio Público. El presunto violador continúa prófugo.

Dejá tu comentario