Deportes

Luque explotó en último suspiro

 

En el último suspiro de un disputado encuentro, el Sportivo Luqueño consiguió rescatar un punto al igualar con Nacional (1-1), que aguantó hasta lo último con uno menos.

Aldo Quiñónez salvó la jornada para los auriazules que buscaban la victoria que le permitiese salir de la zona complicada, pero el partido se le complicó, ya que los tricolores aprovecharon su momento y marcaron la diferencia mediante Miguel Paniagua.

Posteriormente, el Auriazul fue mejorando su volumen de juego. Tuvo el protagonismo y la iniciativa con buena circulación del balón, pero sin mucha profundidad, mientras que el equipo de Bobadilla, con un juego más práctico y con uno menos por la expulsión de Marcos Riveros, inquietó las veces que se aproximó a la portería de Barreto.

FRICCIONADO. En el complemento, el desgaste por la inferioridad numérica hizo que la Academia adopte una propuesta más defensiva y casi ya no insinuó en el área rival. El juego se tornó mucho más friccionado y el Tiburón Torres, con las variantes, buscó mayor peso en ofensiva, pero de igual manera siguió sin efectividad. Además, el portero de Nacional, Juan Espínola, respondió bien las veces que fue exigido, pero en uno de los desesperados avances de Luqueño, su defensa no pudo rechazar y Quiñónez puso la paridad que hizo vibrar a toda la República, ya que están a un punto de salir de la zona roja.

Dejá tu comentario