Arte y Espectáculos

Luis Szarán: “Llevamos un ejemplo de creatividad, innovación y compromiso con el mundo”

"Asombro" es la palabra escogida por el maestro Luis Szarán para definir la experiencia vivida en la Expo Dubái 2020 junto a la Orquesta H20 - Sonidos del agua, en la reciente gira que encabezó en Dubái, en la que deleitaron al mundo con las melodías del arpa de agua. Detalles que van desde los pormenores del viaje a Asia, así como la recepción del público internacional, hasta la vivencia que motivó la creación del conjunto, son algunos de los asuntos que comparte el destacado director musical en una amena conversación.

José Madai Por José Madai

“Corría la voz que podían ver y a la vez tocar. Realmente es una magia pasar el dedo por unas gotas de agua y que suenen melodías”, comenta el maestro al referirse sobre el arpa de agua, la principal atracción de la Orquesta H2O en su presencia en la Expo Dubái. Era tanto el interés en torno al instrumento que tuvieron que ser reprogramadas las actividades previstas por el conjunto para ubicar en un salón de exposiciones la creación.

El artefacto, único en el mundo, creado por el artista paraguayo Fernando Amberé Feliciángeli, está hecho con elementos como hierro y vidrio, reduce de 32 las habituales cuerdas de nailon a 8 corrientes de agua que fluyen continuamente, hasta ser interrumpidas por el toque de los dedos y de esa manera se activan los sensores instalados que emiten las notas musicales correspondientes.

Sorpresas. La llegada del arpa a Dubái tuvo algunos percances. Esta fue enviada en partes distribuidas en cajas, una de ellas se extravió durante el viaje y se demoró casi cinco días en recuperarla. Amberé tuvo que recurrir a una ferretería local para ensamblar el instrumento. Como si no fuera suficiente, la orquesta se desmembró porque algunos miembros dieron positivo al Covid-19, siendo obligados a cumplir con los protocolos correspondientes, postergando así las actividades.

Otra sorpresa con la que se encontraron en Dubái fueron las condiciones del lugar. “Algo que no teníamos ni pensado”, señala Szarán, al comentar que es un país instalado en el desierto, con todo lo que eso conlleva, como el calor, el polvo que “entra por todos lados” y el viento.

“Este instrumento, las cuerdas de agua al hacer su contacto en los extremos e interrumpirse es que manda una señal que produce el sonido y el viento llevaba el chorro afuera de su conexión y entonces no sonaba. Nos puso en aprietos”, detalla. La solución encontrada fue rodear el arpa con acrílicos para evadir las corrientes de aire.

Presencia. Los percances fueron solamente un detalle de la exitosa experiencia de la Orquesta H2O en Dubái. Conferencias en las que se presentó el trabajo del programa Sonidos de la Tierra, que busca promover valores y buenas prácticas ciudadanas a través de la música en escuelas comunitarias, al igual que encuentros con las Naciones Unidas para discutir proyectos educativos y, sobre todo, presentaciones musicales, fueron algunas de las actividades.

Uno de los momentos álgidos fue el concierto en el Millenium Stage. “Ahí presentamos todos nuestros mensajes, pudimos comunicar lo que hacemos y principalmente lo que es el objetivo del Arpa de agua, focalizar la atención sobre el cuidado del recurso”, explica el maestro. Comenta que la recepción fue acogedora y se generó el interés de muchas naciones. “Estuvieron documentalistas de Jordania, Israel, India, haciendo un trabajo a fondo sobre el instrumento y nuestra orquesta”, comparte. El conjunto recibió una serie de invitaciones para festivales y eventos de carácter sustentable.

Agua. En ese sentido, observa que el mensaje del cuidado del líquido tuvo un gran impacto en razón de la situación limitada del recurso en muchos de esos países, que difiere de la realidad en Paraguay, en la que aún abunda. “Allá importan el agua que van a tomar, entonces tiene otro concepto mucho más fuerte, por eso que esto cayó como algo muy valioso, por los mensajes que tenemos”, relata.

Esta preocupación con el cuidado del agua es uno de los principales mensajes de la Orquesta H20, creada por Szarán tras una experiencia en las colonias menonitas, cuando compartió junto a una familia ortodoxa que vivía en las afueras de la región.

“Me mostraban cómo vivían ellos. Tenían una cadena de la ducha para una primera mojada calculado exactamente unos diez segundos; al lavar los cubiertos lo hacían con jabón natural para que el agua que sobre se use para la huerta; para cepillarme los dientes me daban un vasito y decían ‘Con este ya podés mojar el cepillo y enjuagarte’. Este tipo de cosas, que es un uso inteligente que es importante aparte de no contaminar”, menciona.

arte. Por intermedio del arte, poder acercar este mensaje y promover otros valores que aporten a la sociedad y transforman la vida de muchas personas, es motivo de satisfacción para el maestro Luis Szarán. Ese sentimiento creció aún más con la reciente experiencia de destacar a Paraguay a nivel mundial con el arpa de agua, que reúne en sí la identidad del país al sumar su recurso más rico y el instrumento símbolo de la música paraguaya.

“Me acuerdo que hace más de 30 años mi amigo Alcibiades González Delvalle me decía: ‘Mirá, Luis, maravilloso lo que hacés, pero acordate siempre que cada cosa que hagas enseñe algo, este es un pueblo que necesita’. Creo que llevamos un ejemplo de creatividad, de innovación y de compromiso con el mundo; queremos que los humanos sean más humanos a través del arte. Siento que llega”, concluye.


MÚSICA. En diálogo con Última Hora, el maestro Luis Szarán comparte detalles de la exitosa gira de la Orquesta H20 en la Expo Dubái 2020.

Dejá tu comentario