Edición Impresa

Lugo se encarga de potenciar el temor a un golpe militar

La primera denuncia fue en setiembre de 2008 y las investigaciones quedaron en la nada. El lunes, el presidente alertó sobre posibles "bolsones golpistas". Esta situación trajo el cambio de la cúpula castrense.

Por Patricia Vargas

A poco más de un año de la primera denuncia de un plan de conspiración con fines golpistas, el presidente Fernando Lugo volvió a mencionar el martes la posible existencia de "bolsones golpistas" en las Fuerzas Armadas.

La declaración del jefe de Estado trajo como consecuencia una tormenta de rumores dentro de las Fuerzas Armadas, que finalmente terminó arrasando con toda la cúpula militar con la destitución de los tres comandantes de armas hasta la del jefe de las Fuerzas Militares, algo poco usual en la esfera castrense.

No obstante, rápidamente el mandatario aclaró que los cambios no tenían relación con la presencia de tales "bolsones". Inclusive, luego de tres días, dijo que estos últimos pertenecían a grupos de oficiales de menor rango.

NICANOR-OVIEDO. El temor del gobernante de un posible golpe de Estado se inició a finales de agosto de 2008 cuando se enteró que el ex presidente Nicanor Duarte Frutos; el fiscal general, Rubén Candia Amarilla; el titular del Congreso de ese entonces, el oviedista Enrique González Quintana; y el presidente del TSJE, el colorado Juan Manuel Morales, se reunieron para "sondear" al general, hoy retirado, Máximo Díaz.

El objetivo de ese encuentro era, según la denuncia de Lugo, consultar con el militar en qué condiciones se encontraban las Fuerzas Militares para levantarse contra el Gobierno. Los acusados negaron el hecho.

HOMBRE DE CONFIANZA. Actualmente, Lugo tiene a un militar de su extrema confianza al frente de las Fuerzas Militares. Se trata del general Óscar Velázquez, un sampedrano que solía acompañar al gobernante en ese departamento en el tiempo que se desempeñaba como obispo.

La idea del mandatario es tener por fin al frente de las FFAA a un oficial que le asegure que tanto él, como los tres comandantes de armas, son de confianza.

El mandatario ya no quiere verse obligado a hablar exclusivamente con el ministro de Defensa, Luis Bareiro Spaini, no porque tenga malas relaciones con él, sino solo porque empieza a sentir la necesidad de saber el día a día de las actividades de los uniformados y necesita contactos directos.

REMESA DEL 78. De manera a afianzar su relación con la cúpula militar, Lugo decidió dejar que la remesa del 78 (ver infografía), a la cual pertenece el nuevo jefe de las FFMM, sea la que ocupe los principales cargos.

SUS FRASES

La ciudadanía debe estar alerta ante las intenciones golpistas de sectores antidemocráticos y retrógrados. (01/09/08)Los que pretendan llevar adelante proyectos conspiraticios serán enfrentados con todos los instrumentos que la Constitución pone en mis manos.(01/09/08)

Lo que sí, podría haber ciertos pequeños bolsones del estamento militar que tenga relación y cierta debilidad que podrían ser utilizados por la clase política. (03/11/09)

Son pequeños grupos de las FFAA que parecen nostálgicos del pasado. (06/11/09)

Dejá tu comentario