Política

"Lugo debe dejar rol de mandatario; debemos romper con el caudillismo"

Uno de los principales colaboradores del expresidente reconoce que el personalismo es uno de los enemigos actuales del Frente Guasu. Admite que la izquierda no estaba preparada para enfrentar esta crisis y que se debía pactar con el PLRA.

Por Anahí Vera

anahi-vera@uhora.com.py

A un mes del juicio político que destituyó al expresidente Fernando Lugo, uno de sus principales colaboradores reflexiona sobre los aciertos y errores que cometieron en el anterior periodo gubernamental. El exsecretario general de la Presidencia, Miguel López Perito, dijo que el gran riesgo que existe con el exmandatario es que este siga actuando como un mandatario. "Tenemos que empezar a aprender otras formas de hacer política, romper el fantasma del caudillismo y cualquier tipo de personalismo", significó.

-¿Cuál fue el error gubernamental más importante?

-La baja capacidad de aprendizaje, debido a que la experiencia nos fue mostrando aspectos que tendríamos que haber respetado y repetimos los mismos errores. Uno de ellos fue poner gente insuficientemente preparada en instituciones que demandan un nivel de especialidad. Por ejemplo, en las empresas estatales, donde no podemos decir que este Gobierno mostró que se pueden hacer las cosas diferentes.

-¿Y en lo político?

-No haber convocado a una Constituyente al llegar al gobierno, ni trabajado en la formación de una organización política de sustento, sabiendo que el Partido Liberal era el respaldo parlamentario, pero no era una alianza sólida, sino oportunista.

-¿Por qué la gente no reaccionó ante el juicio político?

-Tal vez esperaban del Gobierno un gesto de mayor firmeza y resistencia a esta medida, pero se optó por una salida pacífica que transmitió a la gente la idea de que no había ganas de pelear en defensa del proceso.

-¿A qué se refería cuando escribió aquello de que se pudo haber hecho más para retener el poder?

-Yo me pregunto, por ejemplo, ¿qué hubiera pasado si Lugo decía no acepto este juicio político, no salgo del Gobierno y voy a defender mi presidencia constitucional? Eso revela en el fondo que no se consideraba factible que esto suceda, pese a todas las señales que tuvimos. Ocurrió como el caso del pastorcillo mentiroso, donde tantas veces se amenazó que cuando pasó no se creyó que iba en serio el asunto.

-No se logró negociar a tiempo entonces...

-Como no sabíamos en qué momento se concretó el juicio político, tampoco sabíamos en qué momento una negociación hubiera podido dar frutos. Sabemos que hubo intentos de que esto se parara, tanto en el Partido Liberal como en el Colorado, no así en el caso del Unace y Patria Querida (PQ), que estaban desde un principio muy entusiastas.

-¿Por qué se impulsó el enjuiciamiento?

-(Suspira profundamente) Gran parte de esta sociedad todavía es stronista y existe mucha intolerancia y conservadurismo cultural. Pero hay otros factores. Rio Tinto estaba muy enojado por la lentitud de las negociaciones, también los propietarios de grandes tierras y otros sectores perdieron la paciencia. Por último, están los intereses políticos y creo que otra causa fue que había temor de que la izquierda crezca, cuando que las candidaturas de los partidos tradicionales para el 2013 no estaban creciendo.

-¿Cuál hubiera sido la clave?

-Las cosas hubieran sido diferentes si, considerando los riesgos que existían, se hubiera negociado antes en forma con el Partido Liberal. Tal vez Lugo subvaloró la posibilidad de que su aliado de gobierno le saque el apoyo.

-¿Qué consecuencia dejó lo que pasó?

-Marcó en la conciencia de la gente el pensamiento de que aquí vale todo; si no me gusta un presidente o cualquier autoridad, lo puedo sacar cuando quiera.

-¿La izquierda perdió una oportunidad histórica?

-Fue una experiencia para la cual la izquierda no estaba preparada y le sirvió de crecimiento.

-¿Cómo ve el gobierno de Federico Franco?

-Es un gobierno sumamente difícil al que le esperan muchos problemas. Va a tener serias dificultades para afianzarse en una coyuntura de deslegitimación y en un tiempo electoral donde habrá tremendas luchas de intereses y un escenario internacional complicado.

-¿Cuál es su actual relación con el expresidente? ¿Están distanciados?

-Somos amigos y no hay distanciamiento. Pero ya no existe una relación de subordinación; ahora es un compañero con el cual discutimos al mismo nivel.

-¿Qué hay que corregir dentro del Frente Guasu?

-Quiero señalar el gran riesgo que existe con Fernando Lugo es que siga actuando como un mandatario, y es algo que se tiene que modificar hoy, y tenemos que empezar a aprender otras formas de romper el fantasma del caudillismo y cualquier tipo de personalismo, y actuar de una forma más institucional. Se necesitan el debate político y la confrontación y no la obediencia, la subordinación y la jerarquía.

-¿Su movimiento se retirará del Frente Guasu?

-Diferí con la línea que tomó en Frente Guasu, pero no nos retiraremos del grupo.

-¿Podría aliarse con un sector colorado o liberal?

-No, de momento no hay absolutamente nada. Ahora, si afiliados del Partido Liberal que quieran sumarse a nuestra campaña es otra cosa.

-¿A qué se dedica ahora?

-De momento estoy buscando trabajo (risas).

Ta vez se esperaba un gesto de mayor firmeza y resistencia, pero se optó por una salida pacífica que transmitió a la gente la idea de que no había ganas de pelear en defensa del proceso.

Otra causa (del juicio) fue que había temor de que la izquierda crezca más, cuando que las candidaturas de los partidos tradicionales para el 2013 no estaban creciendo.

"INSTALAR UNA POLÍTICA SOCIAL FUE EL PRINCIPAL LOGRO"

El exjefe del Gabinete Civil aprovechó para resaltar los logros del anterior Gobierno y señaló como el más importante haber instalado por primera vez una política social elaborada participativamente con diferentes sectores.

"Hemos dejado como legado una política social claramente definida y una política de Estado que, de ser implementada efectivamente, podría conducir a la superación de la pobreza", indicó.

Resaltó que ahora existe una perspectiva de derechos que rompió y amenazó políticamente al sistema prebendario tradicional de los partidos políticos.

"Desde el momento en que una persona puede ir a atenderse en un centro de salud sin pasar por la seccional del barrio, se forma la convicción de que aquello no es un favor, sino un servicio que le corresponde por ser ciudadano", refirió.

Sostuvo que otro hito fue el crecimiento económico récord. "Se mantuvo estable la economía, la moneda, y se avanzó en la inversión externa en el país", agregó.

Señaló que también asentó la convicción de que en el país se respeta la ley, cosa que hoy se perjudicó notablemente.

Dejá tu comentario