Nacionales

Los videojuegos hacen que la violencia parezca divertida, advierte psiquiatra

El psiquiatra Manuel Fresco advirtió sobre los peligros que representa el uso no controlado de videojuegos por parte de niños y adolescentes. Indicó que los juegos violentos tienden a naturalizar y hacer divertidos estos actos.

El psiquiatra y psicoanalista Manuel Fresco explicó que los adictos al juego tienen un trastorno que no les permite controlar el impulso, así como aquellos que sufren de adicciones a las drogas y el alcohol.

Hizo referencia a los videojuegos de combate, luego de las últimas masacres ocurridas en Brasil y Nueva Zelanda, en los que las escenas captadas por los asesinos se asemejan a las de ciertos videojuegos de moda.

“Los trastornos mentales no son como las enfermedades del cuerpo, tienen otras características y van apareciendo en diferentes etapas de la historia. Dentro de poco, aparecerá la adicción al celular, a internet, porque son aspectos que modifican la conducta humana. Cuando uno deja el celular por olvido, ya se siente mal”, refirió en contacto con radio Monumental 1080 AM.

Manuel Fresco explicó que, para el adicto al juego, el no poder administrar su tiempo trae consigo problemas de sueño, alimentación, sedentarismo. Indicó que, para personas vulnerables, esto puede significar un salto en el que no distinguen la realidad de la fantasía.

Lea más: "Casi 50 muertos en ataques contra dos mezquitas en Nueva Zelanda"

“Los videojuegos, en general, empezaron a focalizarse en juegos de combates, donde hay mucho color rojo, se dan escenas en las que los protagonistas se destrozan, le cortan la cabeza, entre otros. Esto vuelve divertido al acto violento y desnaturaliza la violencia”, advirtió el profesional.

Un salto a otro nivel

El psiquiatra explicó que las personas ludópatas llegan a un punto en el que ya no les conforma hacerlo desde la pantalla.

“Para personas vulnerables, prende una semilla que hace que quiera pasar a otro plano, y es posible que, entre la fantasía y la realidad, no haya algo que le diga que es un juego; es ahí que aparece el lado enfermo”, refirió.

“En personas vulnerables emocionalmente, esto pasa a segundo plano. El salto no se da con todos, pero es un proceso que hace que se pierda el sentido de la realidad”, resaltó.

El rol de los tutores

Para el profesional, evitar la adicción a los videojuegos en niños y adolescentes depende, en gran parte, de sus tutores. “Hay que tener cuidado en la dosificación de los videojuegos, y son los adultos quienes deben poner los límites; esto, generalmente, los adultos no lo hacen”, afirmó.

“Poner límites desde niños es importante para la construcción del adolescente. Poner límites es instalar en la cabeza del menor el sentido del no. Muchas veces, es más fácil permitir, antes que aguantar un berrinche. El adolescente que no construyó sus límites simbólicos va camino a no tener frenos”, expresó el psiquiatra.

Relacionado: Nueva Zelanda cambiará la ley de armas tras el atentado

Agregó que muchos adolescentes pueden sentirse no queridos cuando aparece el no por parte de sus tutores. “Ellos van a protestar y el adulto sabe que lo hace porque lo quiere. El adulto debe tolerar el atropello sin rendirse”, refirió.

Tras la matanza en Nueva Zelanda, en que 49 personas murieron en manos de un joven armado y el cual filmó el hecho, muchos especularon sobre las similitudes del crimen con escenas del videojuego de moda llamado Fortnite.

Dejá tu comentario