Nacionales

Los temores de Lugo: Atentado y fraude electoral

16:30 | En una entrevista con EFE, el presidenciable por la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), Fernando Lugo, manifestó su preocupación por la posibilidad de que un fraude o un atentado le impidan llegar a la Presidencia de Paraguay en los comicios generales del 20 de abril. FOTO EFE

Martes/18/MARZO/2008

Asunción, EFE

Lugo, de 56 años y cuya renuncia a su estado clerical, en 2006, fue rechazada por el Vaticano, que le suspendió "a divinis", puede romper la hegemonía de poder de 61 años del Partido Colorado si se confirma en las urnas lo que dicen todas las encuestas de intención de voto.

"El crimen político en Paraguay nunca estuvo ausente, el último fue en 1999, con la muerte del vicepresidente", dijo Lugo en referencia al asesinato a tiros de Luis María Argaña, el 23 de marzo de ese año, que derivó en violentas protestas populares en las que fallecieron siete manifestantes.

El ex obispo de San Pedro afirmó que el pasado fin de semana suspendió "por amenazas" un mitin en Salto de Guairá (noreste), en la frontera con Brasil, después de que la policía le hiciera la "recomendación" de cambiar de lugar.

Podría ser que no querían "que hiciéramos el acto" pero "lo tomamos como una recomendación fuerte", señaló Lugo, quien reconoció que "hay una gran preocupación".

"Creemos que seguirá. Ojalá que forme parte solo de una guerra electoral y que no tenga posibilidades reales de realización", dijo.

El candidato de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), integrada por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA, segunda fuerza electoral) y grupos minoritarios y de izquierda, también mostró su preocupación por un posible fraude electoral.

Lugo criticó la decisión del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), integrado por tres miembros, de los cuales dos son afines al oficialismo, de reducir de 300 a 200 el número de votantes por mesa, lo que dificulta la fiscalización al ampliar el número de mesas que funcionarán en la jornada electoral.

"La mayoría de los partidos ha solicitado que fueran 300 electores por mesa, las últimas 16 elecciones se han hecho de esa forma y nunca hubo dificultades tanto con las urnas electrónicas como en las papeletas", apuntó.

Agregó que la propia Justicia Electoral reconoce que el padrón, de 2,8 millones electores, incluye entre 250.000 y 300.000 difuntos que "siguen votando tan campantes en muchas elecciones".

Lugo identificó, asimismo, algunas regiones "vulnerables al fraude" debido a que la oposición no tendría capacidad para cubrir todas las mesas en los departamentos orientales de San Pedro, Caazapá, Caaguazú y Ñeembucú.

Restó importancia a la ventaja que le conceden todas las encuestas sobre la ex ministra Blanca Ovelar, del Partido Colorado, y del general retirado Lino Oviedo, y dijo que son "una fotografía del momento"

"Las de una semana antes de las elecciones son las más acertadas", dijo.

Sostuvo que si triunfa "comenzará la genuina transición" y afirmó que promoverá cambios "no radicales sino graduales" hacia una "mesa de concertación nacional", al predecir que "ninguna fuerza tendrá mayoría suficiente para garantizar la gobernabilidad".

También prometió gobernar con un "criterio nacionalista sano" y señaló que "las deudas sociales" han sido el "punto de unidad" de las diversas extracciones ideológicas que respaldan su candidatura.

Entre las prioridades de su plataforma electoral, Lugo citó la reforma agraria y la construcción de obras de infraestructura, y ofreció garantías a los funcionarios públicos "que no serán despedidos tanto y cuando no encuentren otra oportunidad real" en la iniciativa privada.

Asimismo, aseguró que el Mercosur, fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, "tiene muchas falencias" y reiteró que defenderá un trato más equitativo en las hidroeléctricas de Itaipú y Yacyretá, que los paraguayos comparten con Brasil y Argentina, respectivamente.

Añadió que "hay un grupo que está pensando en la posibilidad real de una relación con China" sin que se rompan relaciones diplomáticas con Taiwán, del que Paraguay es el único aliado político en Sudamérica. EFE

Dejá tu comentario