Sucesos

Los sospechosos por narcotráfico eran los dueños de las celdas vip

De 22 privilegiados de las celdas vip, un total de 19 reos fueron imputados por tenencia y posesión de sustancia estupefaciente. Tres están por lavado de dinero. Ahora fueron a zona de talleres y herrería.

En el 2013, la cárcel de Tacumbú colapsó en su capacidad para albergar a internos y cerró sus puertas, mientras se trasladaba a los reos a otras dependencias. Los pasillos, las celdas comunes  medianamente habitables ya no daban. Pero las celdas vip estaban aseguradas y en ellas 22  reos, de los cuales 18  son imputados por  tenencia y tráfico de sustancias estupefacientes y  el resto por lavado de dinero.

Entre los que marcaban la diferencia en el penal, en cuanto a los privilegios, está Tomás Rojas Garcete, alias Toma'i, detenido en el 2011 y a quien sindican como el responsable de seguir operando desde la cárcel con su organización.

El resto de la población de internos estaba procesado por lavado de dinero, en el caso de Carlos Rubén Sánchez, alias Chicharõ, su hermano Ardonio Sánchez Garcete y Jarvis Ximenes Pavão, a quien la Secretaría Nacional Antidrogas considera como uno de los capos del narcotráfico.

Este, supuestamente, se unió con Toma'i Rojas para seguir con el negocio de las drogas, según fuentes que investigan el narcotráfico en Paraguay.

En la planta alta de la penitenciaría se contaba con 15 celdas bien equipadas por cada uno de los procesados que ingresaron al sitio desde el 2011, según los registros de la institución.

Los mismos podían disfrutar de acondicionador de aire, teléfonos celulares, computadoras, escritorios, camas confortables, electrodomésticos de todo tipo, además de heladera.

Ellos mismos preparaban sus alimentos y gozaban de la comodidad que les brindaba el pabellón especial que se encargaron de remodelar. Un amplio pasillo y un sector para el comedor finalmente pasaron a ser ocupados por internos que ahora cursan el primer y segundo ciclos, según el director de la penitenciaría , Luis Barreto.

Las 16 celdas fueron desmanteladas tras la publicación de una foto de Chicharõ desde su celda y colgó en su cuenta del Facebook.

La imagen corresponde a un encuentro con otros internos que son sus compueblanos (de Capitán Bado) y enviaban un apoyo al hermano de Sánchez que se candidató para la intendencia de la mencionada ciudad. Este escándalo le costó el puesto al anterior director, Gerardo Delvalle, y desató la furia de los privilegiados al ser sacados de sus lugares.

Ahora, en el fondo de uno de los pasillos, en la zona denominada taller y herrería se encuentran los supuestos narcos, pero siempre con sus pertenencias.

De los 22 privilegiados de las celdas vip, solo Carlos Antonio López Ibarra y Teodoro Trinidad Saiz Silvera están condenados por narcotráfico en Paraguay. El resto son imputados.

Las celdas que ocuparon ahora son salas para la privada, bibliotecas, enfermería, pastoral social y transporte.

Dejá tu comentario