Nacionales

Llano habla de brazos caídos en la Policía Nacional

El presidente del Congreso Nacional, Blas Llano, tiene la impresión de que en las filas internas de la Policía Nacional hay brazos caídos como una medida de presión para que el Ejecutivo destituya al ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor.

Blas Llano se refirió a la intención que tiene el Ejecutivo de dotar de mayores atribuciones a las Fuerzas Armadas, mediante enmienda constitucional, para que trabajen en seguridad interna.

Sobre dicho proyecto, el legislador reconoció que generó malestar en las filas de la Policía Nacional y apuntó a soluciones más amplias.

“Yo creo que requiere respuesta de soluciones estructurales y no puntuales. Dentro de esto, no estaría mal que las Fuerzas Armadas, en tiempo de paz, puedan cumplir otras funciones; aunque los policías - a través de sus familiares y los retirados - están en contra de ello”, expresó.

Relacionado: Familiares de policías y agentes retirados marchan por la salida de Villamayor

En otro momento, el titular del Congreso se refirió a los sucesivos acontecimientos que ponen en vilo a las fuerzas de seguridad y habló sobre “brazos caídos” en la Policía Nacional.

“Me da la impresión de que hoy hay una presión muy fuerte para hacer brazos caídos hasta que se dé un cambio de cabeza en el Ministerio del Interior”, expresó. Al ser consultado de dónde provendría esta versión solo respondió: “Escuché por ahí”.

Con relación a una posible interpelación al ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, el senador mencionó que está de acuerdo porque considera importante que las diferentes bancadas aclaren sus dudas y cuestionamientos hacia el encargado de la seguridad interna del país.

“En democracia esto es normal y es una herramienta que deberíamos usar de manera más habitual”, dijo al respecto.

Lea más: Villamayor sostiene que si lo destituyen no cambiará la situación en seguridad

El descontento de los familiares y policías retirados con la gestión de Juan Ernesto Villamayor se incrementó tras el asesinato del comisario Félix Ferrari, quien fue baleado durante el rescate armado al supuesto narco Jorge Samudio, alias Samura.

Tras este acontecimiento, se produjeron varios asaltos. El pasado sábado hubo dos robos en simultáneos a pocos kilómetros de distancia en Capiatá. En uno de ellos, un guardia de seguridad falleció en manos de los criminales.

Los familiares de policías y agentes retirados se manifestaron el lunes por las calles de Asunción para exigir la destitución del secretario de Estado. La Constitución Nacional prohíbe que uniformados en ejercicio realicen movilizaciones.

Dejá tu comentario