Nacionales

Llamativa movida policial en Villa Ygatimí

El jefe de Investigación de Delitos de Villa Ygatimí fue separado del cargo coincidentemente después de haber detenido a siete hombres, que fueron puestos rápidamente en libertad por orden fiscal. Cinco días después, uno de ellos fue acusado de haber matado a su suegro.

El subcomisario José Noguera, del Departamento de Investigación de Delitos de Villa Ygatimí, recibió días atrás la orden de dejar el cargo, a través de la nota 9/2019 de fecha 7 de agosto.

La noticia cayó, llamativamente, luego de la detención de siete hombres que habrían creado zozobra en la vía pública tras realizar varios disparos de arma de fuego y que luego fueron liberados rápidamente por orden del fiscal Juan Daniel Benítez, de Curuguaty. Esto se dio sin imputación alguna y sin comunicar al Juzgado correspondiente.

En aquella ocasión, uno de los liberados fue Edgar Demetrio Jara Martínez, quien cinco días después fue acusado de haber matado a su suegro en el barrio Loma Clavel. Hasta el momento se encuentra prófugo.

Nota relacionada: Tras 5 días de que fiscal lo liberó por tiros con policías, mató a su suegro

Sobre el cambio en la dependencia policial, desde la jefatura de Canindeyú señalaron que se trató de un ascenso, pero el nuevo cargo que supuestamente le fue designado no se confirmó hasta la fecha.

Al respecto, el comisario Rafael González justificó su decisión y señaló que por el buen trabajo realizado se le “premia” con un cargo más alto.

Ello considerando que estaban muy encimados en esa dependencia y que la ciudad de Salto del Guairá era muy tranquila.

“Realmente él realizó un buen trabajo, porque el cargo que estaba cubriendo en Villa Ygatimí ya no le correspondía, tenía que ser un cargo superior por su jerarquía”, manifestó al tiempo de asegurar que su traslado no se debió a los procedimientos que realizó.

Puede interesarte: Denuncian ante el JEM a fiscal que liberó a supuesto homicida

Por el contrario, Noguera sostuvo que se vio sorprendido y que se encuentra en su domicilio sin cargo alguno.

El ex subjefe también había procedido a la aprehensión de Fermín Ponciano Ramoa y Antonio Medina Navarro, el pasado 1 de agosto. En poder de este último se incautó un arma de fuego que estaba depositada en la unidad de la asistente Alba Bogado, de Curuguaty.

En ambos casos tuvo intervención el mismo fiscal, quien había actuado de la misma manera que el caso anterior.

Estas decisiones desembocaron en una denuncia ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM), y la apertura de una investigación que está a cargo del fiscal delegado de Canindeyú, Vicente Rodríguez.

Dejá tu comentario