Especiales

Lezcanito, el dueño de la esquina del ajedrez

Julio César Lezcano lleva más de 50 años trabajando y organizando partidas de ajedrez en una esquina céntrica de Asunción. El sitio exacto de los encuentros es Palma y 15 de agosto.

Como todas las tardes, Julio César, más conocido por los trabajadores del centro de Asunción como Lezcanito, jugaba una partida de ajedrez con uno de "sus rivales", que buscaba descanso en el tablero al término de la jornada.

Lezcano, propietario de una casilla donde se vende todo tipo de golosinas, cigarrillos y otros menesteres, interrumpió la partida para contar un poco de su historia a ULTIMAHORA.COM

"Es mi pasión. Si hubiera jugado desde más joven hubiera llegado mucho más alto en mi calidad de jugador", comentó el hombre, quien agregó que sus primeras partidas las jugó ya siendo mayor de edad.

      Embed

Sin dejar de estar atento a los clientes que llegan hasta su casilla, la que tiene hace más de 50 años en la misma zona, Lezcanito manifestó que su esquina es conocida no solo por los asuncenos o las personas que transitan por el centro, sino por personas de todo el país y del mundo.

"Acá la gente viene de todas partes del mundo, al pasar por acá los turistas alemanes, franceses, ingleses, afroamericanos, holandeses, chinos, coreanos y latinoamericanos se sientan a mirar las partidas. Vienen también de todo el país, Encarnación, Pilar, Ciudad del Este y eso me gusta, me satisface", expresó con un sonrisa que confirmaba el comentario.

No hay tarde en que se pase por esa cuadra y no haya nadie jugando al ajedrez. Es casi normal ver a dos hombres sentados ante el tablero, muy concentrados y, en algunos casos, los que esperan turno también están atentos a la partida.

Este comerciante logró sacarle beneficio a su pasión y desde hace más de 10 años formó y dirige el equipo de ajedrez "Los amigos de la Plaza", formado justamente con jugadores a los que él enseño y pulió, con las visitas de todas las tardes.

"Como tengo mucha gente alrededor mío, formé un equipo y los presento en torneos del Centenario, el Club Internacional de Tenis (CIT), Club Caza y Pesca, Club Deportivo Sajonia", acotó.

Lleno de orgullo, también dijo que el equipo cuenta con 12 trofeos a nivel nacional y, aunque nunca participó con el equipo en alguna olimpiada, el sueño de llegar a eso nunca muere.

      Embed

"Los ajedrecistas del Paraguay saben que acá se juega todos los días y casi todos alguna vez pasan por mi esquina, no importa la categoría de jugador que tengan", puntualizó.

Lezcanito está todos los días en la misma esquina, en verano a partir del mediodía, en invierno desde más temprano, dispuesto, como anunció, para ayudar a que cada vez sean más los que tengan su misma pasión.

"Me quisieron echar"

Entre algunas de las muchas anécdotas que comentó Lezcano, recuerda que hace algunos años un grupo de vecinos y trabajadores del centro hicieron llegar una nota a la Municipalidad de Asunción para que el mismo sea retirado de la zona, con casilla y todo.

A las personas les molestaba la cantidad de gente que se aglomeraba alrededor de la pequeña mesa de cartón donde se llevaban a cabo las competencias. "No podían cruzar por la vereda, pero ni siquiera sabían lo que estábamos haciendo", refirió.

Posteriormente, funcionarios de la comuna asistieron a verificar lo que ocurría y, al enterarse de que se trataba de partidas de ajedrez, decidieron permitir que Lezcanito y sus rivales y alumnos siguieran con los juegos.

Historia del ajedrez

Para jugar al ajedrez se necesitan dos personas, un tablero y 16 piezas (un rey, una dama, dos alfiles, dos caballos, dos torres y ocho peones), que se movilizan entre 64 escaques.

El juego surgió por primera vez en Europa a inicios del siglo XV, pero las competencias de ajedrez comenzaron recién un siglo después.

Cada partida en la esquina de Lezcanito suele durar entre 10 y 20 minutos, dependiendo de la cantidad de jugadores en la lista de espera. Pero a nivel profesional, el juego puede durar hasta 7 horas.

 

Dejá tu comentario