País

Ley del cáncer: Prevén garantizar equipos médicos y medicamentos

 

El hombre de 77 años está sentado en el corredor del Instituto Nacional del Cáncer (Incán) junto a un familiar. Tiene la mirada pérdida. El diagnóstico de cáncer le obligó a viajar 100 kilómetros desde Caraguatay, Departamento de Cordillera, hasta el centro de salud pública. La atención es aceptable, pero aún desconocían cuánto iban a gastar en compra de fármacos o insumos, señaló Florencio Martínez Valiente, un familiar.

Esta es la situación de muchos paraguayos que deben migrar para acceder a un tratamiento oncológico.

Este panorama puede cambiar tras la promulgación del reglamento de la Ley 6266 de Atención Integral a las Personas con Cáncer. La misma establece la prohibición al Ministerio de Hacienda de poner topes financieros o disminuir el presupuesto del monto global para el Fondo Solidario, de donde salen los recursos para pacientes con cáncer.

Desde Salud Pública se prevé garantizar la compra de más aceleradores médicos lineales para radioterapia y la provisión de medicamentos para la quimioterapia, señaló el doctor Nelson Mitsui, director del Instituto Nacional del Cáncer (Incán).

“Estoy muy esperanzado en que teniendo el presupuesto necesario y manejando correctamente, creo que podemos mejorar muchísimo la calidad en la atención”, refirió. La legislación blinda principalmente el monto destinado para tratar la enfermedad oncológica.

el cáncer en paraguay en cifras.png

“Con esta ley obtendríamos mayor presupuesto para hacer frente a estas necesidades. El monto de a cuánto ascendería no tenemos, porque las fuentes de financiamiento son varias. Entre ellas hay un fondo destinado a los pacientes con cáncer, pero la principal fuente yo creo que son los impuestos”.

El presupuesto anual para el Incán es más de G. 200 mil millones. “Es un barril sin fondo”, dijo el doctor Mitsui con relación a que no maneja las cifras que se requiere aumentar para abastecer la demanda debido al alto costo que implica el tratamiento de la enfermedad. “Si uno quiere dar lo mejor para un paciente no tiene techo. Yo te puedo pedir 10 veces, pero te puedo asegurar que nunca va a ser suficiente”, refirió.

PANORAMA. Actualmente, la atención está centralizada en el centro médico del Incán, con una infraestructura que no creció en los últimos 35 años, con la escasez de recursos humanos que obligó a deshabilitar 16 camas hace años.

Del listado básico de medicamentos oncológicos que consta de más de 10 ítems, solo falta uno, dijo Mitsui. Los fármacos para la quimioterapia tienen un costo promedio de G. 7 a G. 15 millones.

El cáncer será la primera causa de muerte dentro de 20 años. Actualmente es la segunda causa, advirtió el médico e insistió en que es necesario mejorar las instalaciones para abastecer la demanda. Los cánceres de mamas y cuello uterino son los principales casos que se atienden en el servicio.

En el 2017 se registró la atención a 90.000 pacientes, esta cifra se incrementó en el 2018 y llegó a 115.000, según Mitsui. “La tendencia es que las consultas vayan aumentando. El cáncer se va a convertir en la primera causa de muerte”. Prevención de la salud, detección precoz, un registro de pacientes y otros puntos están incluidos en la legislación. Los pacientes no se quejan del servicio médico en el Incán, pero sí del maltrato que reciben por parte de los funcionarios.

La presidenta de la Asociación de Pacientes con Cáncer y Familiares (Apacfa), María Luisa Vera, consideró que la reglamentación de la ley permitirá dar mejor cobertura para la terapia de pacientes, especialmente en lo que se refiere a la provisión de fármacos y la compra de más equipos.

En el Incán hay mucho por mejorar, dijo. En ese sentido citó: dotar de más personal de blanco, adquirir más equipos médicos como acelerador lineal y para centellografía ósea y mejorar la infraestructura del hospital.

Temas

Dejá tu comentario