Mundo

Ley contra la violencia de género no redujo los homicidios de mujeres en Brasil

Río de Janeiro, 25 sep (EFE).- La Ley María da Penha, una severa legislación destinada a combatir la violencia doméstica y de género que entró en vigor hace siete años en Brasil, hasta ahora no ha sido eficaz para reducir el número de mujeres muertas por sus compañeros en el país, según un estudio divulgado hoy por el Gobierno.

La tasa de mujeres víctimas de violencia de género en Brasil se mantuvo prácticamente estable en los seis años antes de la entrada en vigor de la Ley María da Penha y en los cinco años que se siguieron, según el estudio del estatal Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (IPEA).

De acuerdo con el organismo, mientras que la tasa de homicidios de mujeres por parte de sus compañeros fue de 5,28 para cada 100.000 habitantes entre 2001 y 2006, ese índice se ubicó en 5,22 por cada 100.000 habitantes entre 2007 y 2011.

La tasa, que era de 5,41 muertes por cada 100.000 habitantes en 2001 y de 5,02 en 2006, llegó a caer hasta 4,74 en 2007, cuando la ley entró en vigor, pero volvió a subir hasta 5,43 en 2011.

Los analistas del organismo calificaron la reducción de los homicidios entre 2006 y 2007 como "sutil" y alegaron que es necesario adoptar otras medidas para reducir la violencia contra las mujeres, por lo general practicada por sus compañeros o excompañeros.

Según el IPEA, entre 2001 y 2011 se registraron cerca de 50.000 casos de mujeres muertas por violencia doméstica y de género, de los que la mitad por arma de fuego y un 34 % con armas blancas. Además, un 29 % murieron en la residencia de la víctima.

"En promedio ocurrieron 5.664 muertes de mujeres por causas violentas al año, 472 por mes, 15,52 por día y una a cada hora y media", según la investigación.

De acuerdo con el estudio, el 61 % de las víctimas era negra, el 48 % tenía baja escolaridad y el 54 % tenía entre 20 y 39 años.

En el 3 % de los casos junto con la muerte también se registraron maltratos, agresiones corporales, violencia sexual, negligencia, abandono, crueldad mental o tortura.

"Esa situación es preocupante ya que los feminicidios son eventos completamente evitables, que abrevian la vida de muchas mujeres jóvenes y causan pérdidas incalculables, así como consecuencias potencialmente adversas para los niños, para las familias y para la sociedad", según el informe del IPEA.

En agosto pasado la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció que aprovecharía las conclusiones de una investigación del Congreso sobre la violencia de género para impulsar nuevas iniciativas que protejan a las mujeres y que garanticen el castigo para sus agresores.

En la ceremonia en que fue divulgado el estudio del Congreso, el presidente del Senado, Renan Calheiros, se comprometió a llevar a votación lo más rápido posible 13 proyectos de ley propuestos en el informe, entre ellos el que tipifica como delito el "feminicidio", que es la muerte de una mujer por un agresor con el que tiene relación o por violencia sexual, mutilación o desfiguración.

"Son proyectos que modifican la Ley María da Penha y alteran el Código Penal para definir el feminicidio. Todo eso con el objetivo de salvar vidas y ofrecer asistencia a las víctimas", dijo el senador.

Dejá tu comentario