País

Ley castiga a la mujer que aborta con pena carcelaria

 

El Código Penal Paraguayo, en el artículo 349, castiga a la mujer que se hace un aborto con penas carcelarias de 15 a 30 meses.

En el caso de salvar su honor, el castigo va de 6 a 12 meses.

“La mujer que causare su aborto, por cualquier medio empleado por ella misma o por un tercero con su consentimiento, será castigada con penitenciaría de quince a treinta meses”, dice el artículo 349.

En caso de que el marido sea el culpable del aborto, la pena puede ser hasta de cinco años. El mismo castigo se “aplicará a los médicos cirujanos, curanderos, parteras, farmacéuticos, sus practicantes y ayudantes, los fabricantes o vendedores de productos químicos y estudiantes de medicina que a sabiendas hubiesen indicado, suministrado o empleado los medios por los cuales se hubiere causado el aborto o hubiere sobrevenido la muerte”, establece el artículo 352.

Están exentos del castigo solo en aquellos casos en que se hace el aborto para salvar la vida de la mujer.

“En caso de aborto, causado para salvar el honor de la esposa, madre, hija o hermana, las penas correspondientes serán disminuidas a la mitad”, según el artículo 353.

POSICIONAMIENTO. La investigadora social y feminista Clyde Soto considera que penalizar no persuade, sino más bien es la causante de muertes maternas en el país. “El sistema penal es altamente ineficiente para tratar el tema del aborto. El sistema penal solamente perjudica a las mujeres más pobres, a las que no pudieron acceder a la atención a la salud y a las que tuvieron mala suerte”.

La penalización causa miedo a las mujeres que abortan y no acuden a buscar ayuda con los médicos. “Ese temor a la denuncia podría estar impidiendo que una mujer recurra al sistema de salud”.

Un grupo de feministas presentaron en la última reforma penal un proyecto que estipulaba despenalizar el aborto en los tres primeros meses y establecer excepciones en casos de víctimas de violación, inviabilidad fetal. El plan no fue contemplado.

Por su parte, Eduardo Morales, provida y del Frente Nacional en Defensa de los Derechos Humanos, dice un rotundo no al aborto y está a favor del castigo a los que operan desde clínicas clandestinas.

“Debería ir todo el peso de la ley a las personas que la practican. Entendemos que la mujer embarazada llega a ser una víctima más. El peso de la ley debería caer en el personal de salud y en las personas empíricas que lo hacen”, señaló.

Solo en un caso se permite el aborto. El Código Penal establece que “el aborto terapéutico solo podrá ser realizado en caso debidamente justificado en que el embarazo en su evolución, el trabajo de parto o el puerperio pueden agravar considerablemente la enfermedad de la mujer embarazada o amenazar su vida”.

Fiscalía tiene en la mira 45 casos de interrupción en 2018
E

Fiscalía tiene en la mira 45 casos de interrupción en 2018
El Ministerio Público investiga 45 casos por aborto, correspondientes al año 2018, teniendo en cuenta que la ley castiga con penas carcelarias a las que optan por esta intervención. En el 2017, la cifra era mayor, se investigaron 56 casos. El Ministerio de Justicia registra 3 personas privadas de libertad por practicar el aborto, de las cuales 2 fueron condenadas a 6 años de prisión. Un total de 32.237 abortos inducidos se atendieron en hospitales en el 2012, según la investigación del Centro Paraguayo de Estudios de Población (Cepep). La Fiscalía interviene las clínicas clandestinas cuando se denuncian por aborto, registradas en hospitales. En febrero de este año, la Fiscalía intervino una vivienda particular en el Bañado Sur donde se practicaba esta interrupción de manera empírica. En esta oportunidad, la investigación realizada por el diario ÚH revela un esquema en red que opera a través de internet, ofreciendo abortos con seguridad que se concretan en clínicas privadas.

19.983
abortos anuales por método residual (factores socioeconómicos, biológicos o culturales), calcula el MSP.

32.200
abortos anuales (por el método de la incidencia de complicaciones de aborto), estima la cartera sanitaria.

Dejá tu comentario