Mundo

Las lágrimas de San Lorenzo provocarán una lluvia de estrellas

 El espectáculo podrá ser observado a simple vista en todos los rincones del país durante toda la noche y madrugada. No obstante, su máximo esplendor inicia aproximadamente a las 3.00 hasta las 5.00.

El evento astronómico sin igual lleva el nombre de perseidas, también llamadas lágrimas de san Lorenzo, y podrá ser disfrutado entre la noche de este domingo y la madrugada de este lunes. Paraguay se suma a la larga lista de países que podrán deleitarse con este acontecimiento.

El astrónomo Blas Servín comentó que las perseidas son una popular lluvia de meteoros visible cada año en el mes de agosto.

Este espectáculo podrá ser observado a simple vista en todos los rincones del país durante toda la noche y madrugada. No obstante, Servín señaló que su máximo esplendor inicia aproximadamente a las 3.00 hasta las 5.00.

“El evento es lento y podrá contemplarse aún mejor con la ausencia de la Luna, prevista también para esa fecha. Hay que aprovechar, ya que generalmente la Luna es la que ilumina y no permite disfrutar bien”, añadió.

“En cuanto caiga la noche el domingo, los observadores pueden esperar ver varias decenas de meteoros por hora”, señaló la Royal Astronomical Society (RAS) a la agencia AFP. Unas estimaciones que auguran un año 2018 “promedio” para las perseidas o lágrimas de san Lorenzo. Mejor que el año pasado, pero no tan bueno como 2016, que fue excepcional.

La lluvia de estrellas es causada por las perseidas, un campo de partículas dejadas por el cometa Swift-Tuttle que la Tierra atraviesa cada año entre julio y agosto.

Al entrar en nuestro mundo, esas partículas chocan con las moléculas de la atmósfera. El choque, sumamente violento, produce luz. Cada partícula se transforma entonces en una “estrella fugaz”.

Aunque el número esperado de estrellas fugaces no sea excepcional, las condiciones de observación serán “perfectas”, según la Royal Astronomical Society. Porque “luna nueva es sinónimo de cielo más oscuro”.

Para admirar el fenómeno no se necesita ningún instrumento, salvo tal vez una reposera. Pero para tener más posibilidades, los especialistas recomiendan alejarse de las luces de la ciudad, privilegiar el mar y la montaña y tener paciencia (se requieren por lo menos 10 minutos para que la visión se acostumbre a la oscuridad). Florent Deleflie anima a “mantener los ojos en el cielo porque algunos fenómenos muy furtivos o algunas estrellas fugaces muy pequeñas solo son visibles si se mira permanentemente la bóveda celeste”.

Dejá tu comentario