Sucesos

Las amenazas del EPP crean temor en peones y estancieros del Norte

La reciente difusión de videos en que aparecen líderes del grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) amenazando a peones y trabajadores rurales para que no realicen cultivos y desmontes, bajo riesgo de ser castigados con la "pena máxima" (muerte por ejecución), ha aumentado el ambiente de temor entre los empleados de las estancias y los establecimientos rurales de la región Norte del país.

Por Justiniano Riveros

CONCEPCIÓN

Aunque las "prohibiciones" del EPP ya se conocían con la sucesiva aparición de notas con "leyes revolucionarias" tras los últimos ataques a estancias en Azotey (ver recuadro), e incluso con el asesinato del tractorista brasileño Osni de Oliveira, el 28 de junio, en la estancia Terrado, presuntamente por no haber hecho caso a los avisos, esta vez la aparición de los propios dirigentes del grupo en las pantallas de televisión profiriendo amenazas hace que muchos humildes trabajadores, a pesar de la necesidad de tener un empleo, piensen dos veces antes de aceptar tareas que puedan resultar penadas con la muerte.

"Sí, hay temor y preocupación. Este tipo de amenazas desalienta a los productores, y, posiblemente, muchos de los que se dedican a la agroganadería esperarán mejores tiempos para seguir invirtiendo", admite José Galeano, presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), filial Concepción.

"Todo esto nos perjudica mucho. Así no habrá ninguna inversión en el departamento. Creo que algunos ganaderos que se dedican a la agricultura mecanizada dejarán de trabajar por falta de seguridad", enfatizó el productor, anunciando que la regional de la ARP se reunirá para analizar lo que implica la difusión de los videos del EPP.

AMENAZA DIRECTA. En la serie de videos que se difundieron el viernes, tras haber sido enviados inicialmente por la red social Facebook al escritor Luis Agüero Wagner, aparece Manuel Cristaldo Mieres, Comandante Santiago Vázquez, uno de los líderes del grupo, reiterando las amenazas.

"Les avisamos a los prójimos pobres que trabajan para los ricos, tractoristas, motosierristas, empleados de estancias, que está prohibido usar agrotóxicos, prohibido tener armas y entrar en el campo, tienen que mantenerse a 500 metros del campo, prohibido dejar a las vacas en el campo", sostiene Cristaldo.

Además, advierte: "Está prohibido también arar después del alambrado. Motosierristas, prohibido echar bosques. Los que no cumplen con estas instrucciones, están expuestos a la pena máxima", anuncia.

El presidente de la ARP Concepción refiere que la amenaza es intimidante y el Gobierno no debería permitir que la hagan impunemente.

"No existe otra alternativa que seguir trabajando. Nosotros no tenemos armas para enfrentarlos. Esa función es del Gobierno, que debe ofrecer seguridad. Hay promesas de que van a erradicar al grupo armado, pero aún no han cumplido. Creemos que hay trabajo de inteligencia de parte de la Policía, pero esperamos mejores resultados", destaca José Galeano.

LO QUE DICEN LAS LLAMADAS "LEYES REVOLUCIONARIAS"

En un ataque a la estancia del alemán Robert Reaming, en Paso Tuyá, Azotey, el 31 de agosto último, tras incendiar un maizal, los miembros del EPP dejaron una nota: "Quedan establecidas las siguientes leyes revolucionarias: 1) Está prohibido el cultivo de soja, maíz y otros productos que requieran el uso de agrotóxicos; 2) Prohibido a empleados de estancias portar armas; 3) Prohibido entrar a los montes, mantenerse 500 metros alejados de los montes; 4) Prohibido meter vacas en los montes; 5) Prohibido la contaminación de arroyos y ríos; 6) Prohibido echar montes; 7) Prohibido arar las orillas de las alambradas. En caso del incumplimiento de estas prohibiciones, y los autores sean sorprendidos por las fuerzas revolucionarias, los mismos recibirán la pena máxima (muerte)".

Uno de los que presuntamente desobedecieron fue el tractorista brasileño Osni de Oliveira. Fue muerto a balazos el 28 de junio en la Estancia Terrado, Azotey, en el mismo ataque en que incendiaron tres topadoras que realizaban tareas de desmonte.

Dejá tu comentario