Arte y Espectáculos

Lady Gaga y el sueño de los monstruos hecho realidad

Gaga hizo realidad el sueño de miles de fanáticos en su primera presentación en Paraguay en el Personal Pop y los puso a cantar y bailar, en un show de gran despliegue nunca antes visto en el país.

Por Sarah Ortiz | sarah-ortiz@uhora.com.py

Tw: @galletita

Las cortinas cayeron dejando al descubierto el Haus of Gaga y desde que la diva pop apareció en el escenario, los 40 mil presentes -según la organización- que la esperaron desde la última presentación que fue la del grupo británico The Darkness a las 20:37, llenaron de gritos el Jockey Club a la par que Highway unicorn se dejaba escuchar.

Esta interpretación fue la primera con la que Lady Gaga pondría a saltar y hasta llorar a todos sus pequeños monstruos (Little Monsters, como ella llama a sus fans) en el Personal Pop y con la que iniciaría su repertorio musical del cual formaron parte un total de 24 canciones, entre ellas Born this way, Judas y Alejandro, éxitos que vibraron en las voces de los presentes que la cantaban con las "garras arriba".

<strong>"No soy una mujer, no soy un hombre, no soy un humano y cuando te pregunten ¿Quién es Lady Gaga? Yo soy vos",</strong> dijo la cantante a poco de que cantar Bad Romance y desplegar en escena diversos vestuarios para las cerca de seis coreografías que en conjunto con sus bailarines y músicos la hacían recorrer por lo largo y ancho del enorme castillo.

<img src="http://www.ultimahora.com/adjuntos/imagenes/000/484/0000484199.jpg" width="480" style="float: left; padding:5px; margin-right: 5px;" />

Poco después, la música dejo de sonar y a Gaga se la escuchó decir que "compartimos las mismas esperanzas, los mismos sueños, el futuro y el mismo potencial, <strong>yo nací así, Asunción, y aterricé aquí con un solo propósito, conseguir información sobre el amor, la música y la moda de todas las personas posibles, ¿van a estar conmigo para siempre o me van a traicionar?",</strong> el silencioso momento de expectativa por parte del publico se rompió cuando la llevaron al castillo y Judas sonaba a todo su potencial.

Luego de perderla de vista por un momento, la cantante apareció en la torre del castillo y con algunos de sus bailarines bailando desde las afueras de este y otros desde sus recovecos, hicieron que no se desperdicie ni un minuto de la canción y que esta se cante a puro pulmón.

"Hola", dijo una Gaga pícara, vestida de rosado acorde con el nuevo color que traía en el cabello. "¿Cómo estas, Paraguay?", preguntó y a continuación mencionó que buscaría algo nuevo para vestirse en el perchero que se encontraba en el dormitorio que ahora fomaba parte de uno de los pisos del castillo.

Fashion of this love sonó y Gaga llevaba un portarretrato en las manos, suspirando, terminó la canción para luego exclamar lo feliz que se encontraba al poder estar rodeada de sus pequeños seguidores. "¡Alcen las garras!", gritó y la fiesta siguió con Just Dance.

La gente saltaba y bailaba, en Asunción ya habían pasado pocos minutos de las 22:00 y parecía mucho más debido a los númerosos bailes de la cantante que luego se dirigió bien al frente donde terminaba el castillo.

Con el humor que la caracteriza, Gaga preguntó a su público "¿Quiénes tienen que trabajar mañana?" para luego decir que le importaba "un carajo", que ella también tenía que trabajar y que se diviertan, "¡esto no es un funeral!" y fue luego de hacerlos reir que volvió a hacerlos gritar y sonreir. "Les agradecí el comprar las entradas, les dije que esto no era un funeral y que no me importa que tengan que trabajar mañana, ok menciono esto solo para saber que no me estoy olvidando de nada" y se colocó la bandera paraguaya a los hombros.

Volvió a sonreir a su público antes de decir que si Paraguay la necesita, solo tiene que llamarla. Esta fue la frase con la que Telephone, gran éxito que Lady Gaga interpreta con Beyonce, haría bailar nuevamente a todos los presentes.

Siguió Heavy metal lovers y aparte de las fabulosas coreografías, el público no veía algo que los volviera a sorprender como al inicio del show hasta que, vestida de cuero y con poca ropa, <strong>se presentó en una motocicleta en la que iba con una de sus bailarinas.</strong>

Dejando de lado todo el pudor de la noche, esta se movía y tocaba a Gaga de manera sensual y atrevida. "¿Son lo suficientemente valientes para que no les importe lo que piensen y digan los demás?", preguntó la mother monster a sus pequeños y a sus bailarines que uno a uno iban respondiendo que sí y que no les importaba.

La cantante que en variadas ocasiones quiso levantar la parte inferior de su vestimenta y lo hizo, volvió a hacerlo y mostró el trasero a todos mientras se la oyó gritarles "si, todos son unos chicos malos" y Bad kids sonó y fue la 13ª canción de una noche que apenas comenzaba.

<h2>Entre lágrimas y risas</h2>

<img src="http://www.ultimahora.com/adjuntos/imagenes/000/484/0000484204.jpg" width="360" style="float: left; padding:5px; margin-right: 5px;" />

Hacer reír a todos, más que parte del show, es parte de ella misma, en sus conciertos en Madrid, México y otros países que ya tuvieron la suerte de verla en vivo, su esencia fue la misma, carismática y con un humor cautivante.

Sentada cerca de la Monster Pit y recibiendo regalos, Gaga encontró una pequeña muñeca de Ariel, la sirenita pelirroja de Disney y comenzó a cantar una de las canciones de la película. "Puedo cantar el resto del show como Ariel, no me hagan hacer eso", dijo dejando escapar las risas de todos.

Si de por sí tenerla por primera vez en Paraguay era más que un sueño para los fanáticos de Lady Gaga, subir a escena a pedido suyo y compartir dos canciones desde el mismo sitio en el que se encontraba fue mágico para los cuatro monstruitos afortunados.

Luego de recibir peluches, banderas y hasta una chaqueta de cuero, Gaga eligió a una chica y tres chicos para que estos subieran al escenario. A la chica le dijo que no llore y la abrazó en varias ocasiones.

Antes de interpretar "Hair" y a un paso de llorar con un público que si no lo hacía al menos echaba unas cuantas lagrimas, la artista dio un gran mensaje a su público animándolos a que no se derrumben por ser diferentes y contando además que todos somos sus mejores amigos y que la siguiente canción la hizo para todos los que fuimos a verla incluso sin conocernos.

El acústico de "Hair" hizo que el Jockey Club vibre con las voces de los miles que la cantaron, y emocionado más de uno sonrío cuando esta terminó y los <em> monstruos </em> la abrazaron.

<h2>Las últimas canciones</h2>

Esperada por muchos, conocida por sus fans, You and I volvió a subir las energías de la noche de un lunes que se presentó fresco y agradable.

Minutos antes de las 23:00 sonaron Electric chapel y Americano, durante esta última lo que sorprendió a todos fue <strong>la entrada de la cantante al escenario colgada con grandes pedazos de carne y llevando un vestido y zapatos con lo mismo.</strong>

<iframe width="640" height="480" src="http://www.youtube.com/embed/83nWfLSD5V0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Cuando terminaron los bailes fue Poker face la que llevó a todos los fanáticos al primer álbum de Lady Gaga, The Fame. A esta le siguió Alejandro, en la cual vestia como guerrera con dos armas en los pechos, un pantalón verde oscuro y botas.

Paparazzi fue la penúltima canción que interpretaría. Scheibe fue finalmente la que dijo sería la última. "Te amo", dijo Gaga a todos y tras pensarse que ese sería su gran final, The edge of glory, Marry the night y Cake like Lady Gaga, dejaron satisfechos a un público que la disfrutó durante dos horas de locura y sorpresas.

____

Fotos: Facebook Personal

Dejá tu comentario