País

Lactancia materna puede salvar la vida de los bebés

En aquellos bebés que son amamantados, las posibilidades de morir pueden reducirse hasta en un 13 % en los primeros cinco años de vida, asegura el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en base a numerosos estudios científicos que lo avalan.

Según un informe de la organización, la lactancia más beneficiosa es la que se realiza en forma exclusiva (sin agregado de suplementos) durante los primeros seis meses de vida y luego continúa, pero ya complementada con otros alimentos (frutas, verduras, cereales, etc.), durante al menos un año más.

En el marco de la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se inició ayer, Unicef exhorta a que el mensaje sobre los beneficios del amamantamiento se difundan más allá de las clínicas y las salas de parto. La idea es que llegue al público en general y que de esa manera se garantice que tanto los jóvenes de los países más ricos como los del mundo en desarrollo, comprendan la importancia del amamantamiento mucho antes de con- vertirse en padres o madres.

"Teniendo en cuenta lo mucho que está en juego, debemos esforzarnos más por transmitir a las mujeres el mensaje simple y potente de que la lactancia materna puede salvar la vida de sus bebés", comentó Anthony Lake, director ejecutivo de Unicef. "Cuando se trata de reducir el número de niños y niñas que mueren antes de cumplir cinco años de edad, no existe ninguna otra intervención preventiva que resulte tan eficaz con relación a su costo", adujo.

Pese a los conocidos beneficios que brinda la lactancia materna, no solo a los recién nacidos, sino también a sus madres, en Paraguay sólo el 24 % de los menores de seis meses son alimentados con leche materna de manera exclusiva.

COMPLETO. Los expertos coinciden en que la leche materna es el alimento natural más completo y nutritivo que los niños y niñas necesitan para su crecimiento y desarrollo durante los primeros años de vida.

Su ingesta favorece la digestión, aporta suficiente cantidad de agua y proporciona protección contra las infecciones gastrointestinales, respiratorias y del oído.

Con este tipo de alimentación, disminuyen los riesgos de alergias alimentarias, las diarreas son menos frecuentes y, cuando ocurren, son más leves y la recuperación es mucho más rápida.

Dejá tu comentario