Política

“La Sala Penal extingue a propósito los expedientes y el sistema colapsa”

El ex diputado fue designado representante del Ejecutivo en las comisiones de reformas Penal y Judicial. Alega que uno de los cambios prioritarios es una cláusula explícita que dicte el mal desempeño de ministros en el caso de mora.

Patricia VargasPor Patricia Vargas

El ex diputado de la ANR Éber Ovelar fue designado por el presidente Mario Abdo Benítez como el representante ante las comisiones de reforma Penal y Judicial. En esta entrevista señala algunos de los aspectos que deben ser cambiados en el Código Penal y Procesal Penal para lograr una justicia más activa.

Estas comisiones tienen representantes de todos los poderes del Estado, pero los proyectos que se plantean desde ahí no han sido estudiados aún en el Congreso Nacional, por lo que tantos años de estudiar propuestas y presentar borradores podrían quedar en aguas de borraja si no se sancionan y promulgan.

–Estas comisiones fueron creadas por ley en el 2014, pero hasta ahora no hay leyes modificadas. ¿Por qué?

–Las dos comisiones de reforma Penal y Judicial ya tienen expirada su fecha de vigencia. La Penal era de dos años, luego se amplió y ahora se aprobó en el Senado por un año más. Las tareas están conclusas en lo que refiere al análisis y solo falta consolidar los borradores. Creemos que en breve el Ejecutivo promulgará la ley y habrá tiempo suficiente para finiquitar lo que falta de manera a consolidarlo como proyecto de ley.

–¿Qué específicamente falta?

–Que se estructure artículo por artículo. El problema en realidad es en la reforma del Código Penal y Procesal Penal. Hay muchos proyectos parches que dan vueltas alrededor del Procesal Penal.

–¿Cuál es el primer paso?

–Promulgar el tiempo para este estudio así como el de la reforma judicial. Luego integrar cada uno de ellos. El Ejecutivo convocará la reinstalación de las comisiones.

–¿Cuál es el tiempo para presentar el proyecto al menos en lo penal?

–Mi fecha tope es seis meses y presento los dos proyectos de ley. El sistema penal hoy está colapsado por inoperatividad de normas, leyes y por desidia.

–¿Qué puntos podemos resaltar de la reforma penal?

–Por ejemplo, podemos mencionar la incorporación del proceso especial para casos de flagrancia en donde se establezcan nuevas reglas para que estos casos sean definidos en cortos plazos, porque la flagrancia no requiere de mayor esfuerzo probatorio. Con la declaración de la víctima, del policía y evidencia en poder del autor ya hay elementos suficientes. Hoy saturamos las penitenciarias con gente que no se le hace pagar penas como es el caso de los motochorros. Para eso necesitamos que la ley habilite sentencias en corto tiempo.

–¿Cómo se soluciona que cuando la víctima deja de seguir su caso, automáticamente la Fiscalía también lo hace?

–El drama real es cuando las cosas se enfrían (la denuncia) y lógicamente la víctima desiste muchas veces ante amenazas. Por eso es que se debe hacer pronto el procedimiento. Y si la víctima desiste de la denuncia el fiscal está obligado a seguir el caso. La idea es apurar para no dar margen para nada al delincuente y que sea condenado antes de que las partes desistan, inclusive la Fiscalía. Esto sería para el caso de flagrancia.

–¿El tema de las medidas sustitutivas tiene alguna modificación?

–En ese tema hablamos de la implementación de dispositivos electrónicos. Hoy todos se olvidan de las mujeres muertas por sus parejas o ex parejas. Es como que esperamos que haya nuevos casos para implementar pulseras electrónicas. Este es el momento de hacer bien las cosas. Se deben implementar los dispositivos de control.

–¿El tema de la mora judicial se trató mucho tiempo, pero habrá algo concreto?

–La idea es tener una cláusula directa que establezca el mal desempeño de funciones inclusive en la mora judicial, porque van los expedientes a la Corte Suprema para hacerlos dormir y de ahí nunca bajan. La salida será mal desempeño de funciones, incluyendo a los ministros. Es harto sabido que el mecanismo más utilizado para dilatar un proceso es apelar una resolución hasta llegar a la Sala Penal de la Corte. Por esta razón, la equiparación de la mora judicial injustificada a la causal de mal desempeño de funciones es un mecanismo válido para hacer frente a este mal endémico del sistema de administración de justicia.

–Pero hay un ministro (César Garay Zuccolillo) cuyo pedido de juicio político está en el Congreso y uno de sus principales cuestionamientos es la mora judicial. ¿Qué es lo nuevo ahora?

–Sucede que lo de la mora no está explícito como causal de juicio político, porque ahora solo entra dentro del mal desempeño. La idea es que una vez que un caso se atrasa ya debe ser causal de juicio. La Fiscalía no presenta un requerimiento en plazo, el proceso puede extinguirse y la responsabilidad del fiscal general del Estado es personal, pero con los demás, no. Ya es hora de que todos tengan la misma sanción. Hay expedientes enteros que se han extinguido en la Sala Penal a propósito y eso hace colapsar el sistema penal. Te dicen que hay demasiados expedientes. Los fiscales nunca se expidieron en mora, al menos en los casos que se van a la Fiscalía General. ¿Por qué la Corte no puede hacer lo mismo? Los ministros de la Corte se dan de grandes señores y te dicen que tienen mucho trabajo, pero es mentira.

–¿Qué dicen los códigos al respecto?

–Establecen los plazos dentro de los cuales el juez o tribunal debe dictar resoluciones, pero no se establecen sanciones específicas para estos casos. Lo único que se habilita es recurrir a queja por retardo de justicia, lo que finalmente supone cohonestar sistemáticamente la mora de los jueces o tribunales por medio de la propia ley. Tanto es así que la ley que regula el funcionamiento del Jurado de Enjuiciamiento establece que recién serán causales de mal desempeño aquellos casos en que el juez o tribunal no dicte sentencia definitiva dentro del plazo que el superior le hubiese fijado en el incidente de queja por retardo de justicia en por lo menos dos casos en el lapso de un año judicial.

–¿Cuál es o fue la mayor traba para poder concretar trabajos de ambas comisiones de manera a tener proyectos aprobados?

–Con esto venimos desde el 2014, pero el caso de la enmienda nos sacó mucho tiempo. El objetivo del presidente (Mario Abdo) es que surjan proyectos de ley concretos y que sea el Ejecutivo el que impulse y no quede solo en mera expresión de deseo.

Dejá tu comentario