Editorial

La responsabilidad individual es la clave para evitar el Covid

El avance imparable de los contagios por el Covid-19 es un llamado de atención para las autoridades de Salud. Cuando el país se acerca a los cinco mil casos y aumentan día a día los fallecimientos por la enfermedad, es también el momento para que la ciudadanía refuerce su compromiso y fortalezca los cuidados. Este llamado de atención es particularmente importante en esta semana que tiene un gran arraigo en la población. Después de meses de encierro, de vivir con necesidades y temor, la gente querrá celebrar el Día de la Amistad, reuniéndose con sus afectos. Es entendible, mas se deben extremar las precauciones en los contactos. Es hora de aprender a reunirse con la familia y los amigos en modo Covid.

De acuerdo con los últimos datos de Salud, más del 30% de los casos de coronavirus detectados en el país corresponden a las dos últimas semanas del mes de julio. El ministro Julio Mazzoleni reconoció que no se esperaban tantos casos, y que analizan un cambio en el protocolo. Desde la Dirección de Vigilancia de la Salud se está analizando una nueva estrategia para incorporar en el protocolo de Salud, ante escenarios de contagios masivos en zonas del país como Asunción y Ciudad del Este, las cuales serían declaradas de circulación sostenida del coronavirus.

Mañana se recordará el Día de la Amistad. Pero este será diferente. Y, considerando que sigue vigente la emergencia sanitaria en todo el territorio nacional, no está permitida la realización de encuentros sociales ni festejos. Desde Salud no se anunció ninguna medida especial para ser aplicada en esa fecha y durante el fin de semana, tal como sucedió durante los días de la Madre y del Padre.

Los paraguayos soportaron con estoicismo los primeros cuatro meses de la pandemia. Han tenido que sacrificar mucho, y se vio un gran compromiso ciudadano ante el difícil momento que viven el país, el continente y el resto del mundo.

Todo esto, considerando el hecho de que el sistema de Salud del país, al inicio de la crisis se encontraba desprovisto de infraestructura y de materiales sanitarios. La ciudadanía es consciente de las carencias en materia de salud, pues las padece cotidianamente. Pero soportó de manera firme, confiando en sus autoridades, pese a que estas no estuvieron a la altura del desafío que implica la pandemia del coronavirus. Sin embargo, a 140 días de iniciada la cuarentena y haber endeudado al país, el sistema de Salud no ha mejorado lo suficiente; y continúan reclamos por la falta de insumos para el personal de blanco.

Asimismo, como desde el inicio de la cuarentena, sigue siendo notoria la falta de una campaña comunicacional, para informar, educar y recomendar a la población de los cuidados para evitar el contagio por el coronavirus.

Las carencias de materiales sanitarios y de camas de terapia intensiva, respiradores y materiales esenciales para los test de diagnóstico son graves; pero también es preocupante la incapacidad de manejar la política comunicacional de manera eficiente. Llegar a la población con mensajes claros y contundentes era una tarea tan simple como necesaria, dado que se contaban con recursos y también con los creativos que aporta el país. La oportunidad sin embargo fue dejada de lado, y en su lugar la tarea fue asumida por los medios de comunicación.

Ante esta situación es que, una vez más, debemos apelar a la conciencia y responsabilidad de los ciudadanos. Este llamado de atención es particularmente sensible en esta semana que tiene una gran importancia para los paraguayos. Después de haber soportado meses de encierro, de penurias, de vivir con temor, sobran las ganas de celebrar el Día de la Amistad, reunirse y volver a ver a los afectos. Esto es entendible, mas se deben extremar las precauciones en los contactos para evitar que el virus se siga expandiendo como hasta ahora, dado que el sistema de Salud sigue desprotegido. Es hora de aprender a vivir en modo Covid.

Dejá tu comentario