Mundo

La Reserva Federal se inclina por bajar las tasas de interés

 

La Reserva Federal (FED) se inclinó en su pasada reunión, en junio, por un recorte de tipos de interés en EEUU de mantenerse la debilidad económica y las dudas comerciales mostradas por los últimos indicadores, en una nueva muestra de la cercanía de una rebaja del precio del dinero, algo que el presidente Trump viene reclamando.

“Muchos juzgaron que haría falta una expansión monetaria adicional en el corto plazo, si estos recientes acontecimientos se prueban como sostenidos y continúan pesando sobre las perspectivas económicas”, señalaron las actas de la reunión de política monetaria de junio, que fueron divulgadas este miércoles.

En la misma línea se expresó este miércoles ante el Congreso el presidente del banco central, Jerome Powell, quien advirtió sobre el empeoramiento de las perspectivas económicas en EEUU, debido a las “tensiones comerciales” y la “debilidad global“, en una señal clara de la posibilidad de un recorte de tipos de interés en el encuentro previsto para el 30 y 31 de julio.

Al panorama económico menos optimista, agregó que el crecimiento de la inversión empresarial se ha “frenado notablemente” y que “el impulso económico parece haberse ralentizado en algunas grandes economías extranjeras“, por lo que “esa debilidad podría afectar a la economía nacional”.

Al igual que hizo el pasado mes de junio, Powell afirmó que el banco central “actuaría como sea apropiado para sostener la expansión”, lo que acerca la posibilidad de que se rebajen los tipos de interés, actualmente entre el 2,25 y 2,5%, en la próxima reunión de finales de mes.

La FED presentó en junio sus nuevas proyecciones, en las que dejó sin cambios el crecimiento estimado para este año en el 2,1% y el 2% en el próximo, por debajo del 2,9% registrado en 2018.

También comentó la baja inflación, cuyas presiones aseguró están “controladas”, y recalcó el buen comportamiento del mercado laboral, con un índice de desempleo que sigue en mínimos de hace casi 50 años, en el 3,7%.

Esta sería la primera bajada del precio del dinero en EEUU en más de una década.

“Un recorte en julio es casi una certeza. La fortaleza del dato de generación de empleo de la pasada semana llevó a algunos a pensar que la FED podría parar para pensar. Pero es claro tras el testimonio de Powell que no lo harán”, sostuvo James McCann,economista del fondo de inversión Aberdeen Standard, en una nota a clientes. EFE

Dejá tu comentario