País

La oración de Cristo. Nuestra oración

 

Hoy meditamos el Evangelio según San Lucas 6, 12-19.

Se lee en el Santo Evangelio que Cristo salió al monte a orar, y pasó toda la noche en oración. Al día siguiente, eligió a los Doce Apóstoles. Es la oración de Cristo por la Iglesia incipiente.

El Maestro nos enseñó con su ejemplo la necesidad de hacer oración. Repitió una y otra vez que es necesario orar y no desfallecer.

Cuando también nosotros nos recogemos para orar nos acercamos sedientos a la fuente de las aguas vivas. Allí encontramos la paz y las fuerzas necesarias para seguir con alegría y optimismo en este caminar de la vida.

El papa Francisco a propósito del Evangelio de hoy dijo: “Cuando vemos a estos cristianos, con tantas actitudes triunfalistas, en sus vidas, en sus discursos y en su pastoral, en la liturgia y tantas otras cosas, es porque en lo más profundo no creen en el Resucitado”.

“Y Él es el ganador, el Resucitado. Por lo tanto ha ganado. Por esto, sin temor, sin miedo, sin triunfalismo, simplemente mirando al Señor resucitado, su belleza, incluso poniendo los dedos en las heridas y la mano en el costado”.

“Esto es el mensaje que Pablo nos da: Cristo es todo, es la totalidad y la esperanza, porque es el esposo, el vencedor”.

“El Evangelio de hoy muestra una multitud de gente que va a escuchar a Jesús y hay muchas personas enfermas que tratan de tocarlo, porque de Él salía una fuerza que sanaba a todos”.

“Nuestra fe, la fe en el Señor resucitado es aquello vence al mundo. Vayamos hacia Él y dejémonos, como estos enfermos, tocar por él, por su fuerza, porque él está en carne y hueso, no es una idea espiritual que flota”.

“Él está vivo. Y está resucitado. Y así ha vencido al mundo. Que el Señor nos conceda la gracia de entender y vivir estas cosas”.

(Frases extractadas de https://es.catholic.net/op/articulos/49082/cat/330/salia-de-l-una-fuerza-que-sanaba.html y http://www.homiletica.org/francisfernandez/franciscofernandez0404.htm)

Dejá tu comentario