Nacionales

La migración paraguaya en España tiene rostro de mujer

ESPECIAL DESDE ESPAÑA. El 70% de los connacionales residentes en este país son de sexo femenino. La mayoría de ellas trabajan en el servicio doméstico. Datos del BID señalan que las mujeres migrantes ganan menos que los varones. FOTO: Manuela Ovando, Rosalina Maldonado, Nahir Reyes y Nilsa Carmona posan en una calle madrileña.

Miércoles/19/DICIEMBRE/2007

Texto y fotos: Brigitte Colmán

Cuando se van, se llevan en sus maletas el dolor de abandonar a sus hijos, y la angustia por tener que adaptarse a un ambiente diferente.

Lejos de su país, se dedican al trabajo doméstico y al cuidado de niños y ancianos. Y más de una tuvo que aprender a aceptar órdenes y a utilizar uniforme de mucama, a pesar estar calificadas profesionalmente.

MAYORÍA. Se calcula que un 70% de los más de 80.000 paraguayos que están viviendo y trabajando en España, son mujeres. Y por eso, también son mujeres quienes contribuyen con el ingreso del país, que este año crecería hasta los 800 millones de dólares.

Estas son, sin embargo, cifras que no reflejan ni expresan el sacrificio y el esfuerzo que realizan cotidianamente en aquel país.

En España, Última Hora acompañó a los compatriotas que debieron dejar el país para buscar mejores horizontes, y a través de las historias de los paraguayos y paraguayas se irá exponiendo la realidad de este exilio económico.

AHORRAR UN POCO. Nahir María Reyes de Benítez tiene 41 años y seis hijos. "Tengo seis maravillosos hijos", dice, e informa que "la mayora tiene 18 y el menor 4".

Llegó a Madrid desde Ciudad del Este hace un año y considera que es poco y mucho al mismo tiempo.

Sus hijos quedaron con el esposo y están bien, "gracias a Dios no les falta nada, pero les extraño mucho, casi no duermo, las que tenemos hijos lloramos todos los días porque les extrañamos mucho".

Nahir actualmente trabaja de interna en una casa de familia, y parece satisfecha, "me tratan muy bien, gracias a Dios, cuido chicos y gano 700 euros".

INGRESOS. Las mujeres que trabajan en España perciben un ingreso promedio entre 500 y 700 euros. Y según los datos de una encuesta realizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las mujeres ganan menos que los varones.

Un 45% de los inmigrantes latinoamericanos en España son hombres y el resto (55%) mujeres. El 45% del segmento femenino gana menos de 10.000 euros al año, es decir, menos de 800 al mes; mientras que solo un 26% de los varones registran ingresos inferiores a los 10.000 euros

anuales.

Sin embargo, y pese a la inequidad en el ingreso, las mujeres tienen más alternativas laborales que los varones.

En Ciudad del Este, Nahir Reyes tenía un restaurante y afirma que le encantaba trabajar en esto, "estoy aquí como la mayoría, por necesidad", pero piensa ahorrar un poco y volver dentro de un año.

Cuando llegó a Madrid la recibieron unos amigos, pero después tuvo que arreglarse sola, "muchas veces me perdí en el metro, me iba a otro lado, y en el autobús.... ¡madre mía!, me perdí muchas veces". Y sonríe, pese a todo.

EL PERFIL DE LA INMIGRANTE

La mayoría de las mujeres inmigrantes en España trabajan por debajo de su calificación profesional, pese a que prácticamente la totalidad de ellas acreditan estudios básicos de educación y el 17% posee un título universitario obtenido en su país de origen.

Estos son algunos de los datos expuestos en el Congreso sobre Migraciones y Desarrollo realizado en España en el mes de noviembre pasado.

El perfil de la inmigrante en España es el de una mujer latinoamericana, de entre 20 y 30 años, católica y trabajadora del servicio doméstico, pese a tener una calificación profesional superior.

En los últimos cinco años, la tasa de ocupación entre las mujeres españolas creció once puntos porcentuales: del 50 al 61 por ciento, gracias a que la mujer inmigrante se ha empleado en el servicio doméstico, lo cual ha posibilitado que las españolas puedan acceder al mercado laboral.

Otro datos aportado en el congreso revela que más del 60 por ciento de las mujeres víctimas de violencia doméstica fueron extranjeras, lo mismo que el 60,5 por ciento de los agresores.

LA AYUDA VIENE DE LEJOS

Dejá tu comentario