País

“La labor de evitar embarazo no deseado inicia en la familia”

 

La educación empieza en la familia. La doctora Angélica María Sarmiento, ginecóloga y especialista en Bioética, que está en contra del aborto provocado porque lo considera un homicidio, sostiene que la labor para evitar embarazos no planeados comienza en la familia.

“Parte de la responsabilidad de los padres de familia es educar a los hijos desde la primera infancia para que valoren su persona y su cuerpo, lo respeten, vivan el autocontrol de sus emociones, no se acostumbren a recibir una gratificación inmediata ante cada deseo”.

En ese sentido, señaló que también es tarea de los padres, y subsidiariamente del colegio, las sociedades intermedias y el Estado, promover medios de recreación y de diversión sanos que no susciten el hedonismo y el erotismo desde edades tempranas.

“Promover el deporte, el arte, la lectura y el buen uso del tiempo libre; evitar la exposición a la pornografía, evitar el consumo de alcohol y drogas. Enseñar a conocer y valorar la fertilidad humana, tan diferente en el varón y en la mujer, que es fértil solo algunos días de cada ciclo sexual”, acotó.

La doctora Sarmiento dijo que en muchos casos las parejas necesitan de algún método de planificación familiar, ya sea para espaciar los embarazos, evitarlos definitivamente, o para buscarlos.

“Hoy en día hay métodos eficaces, basados en la fisiología femenina, y que respetan la ecología humana, sin dañar la salud de la mujer ni afectar la relación conyugal. Promuevo este tipo de métodos, y des-aconsejo los demás”.

Las consecuencias del aborto provocado son siempre negativas, sostiene. “Produce daños físicos y sicológicos”, expresó.

Agregó que las lesiones físicas se describen a corto plazo como la hemorragia uterina, infecciones genitales, perforación del útero, lesión de otros órganos como vejiga e intestinos, trastornos gastrointestinales, trastornos menstruales, peritonitis, shock, e incluso la muerte. Las de largo plazo son esterilidad, abortos espontáneos posteriores.


Parte de la responsabilidad de los padres es educar a los hijos desde la primera infancia para que valoren su persona y su cuerpo.
Dra. Angélica Sarmiento,
ginecóloga.

Dejá tu comentario