20 feb. 2024

La Justicia, el discurso y lo real

La línea discursiva que más prende ya fue construida e instalada. El premio en poder de influencia lo tiene Honor Colorado y, por cobardía, a él se sumaron el oficialismo y parte de la oposición, que no lograron posicionarse en un discurso propio.

El fantasma inexistente al que no quiero darle entidad (más de la que ya le he dado) y que tiene relación con ideas extranjeras introducidas a nuestro país, que niegan los derechos relacionados al género, se fortaleció por la proximidad de las elecciones internas.

Todo después de “Dios, patria y familia” quedó en segundo plano. El sistema de Justicia está en su peor etapa y el Partido Colorado es la parte clave de esta crisis, pero su única respuesta es ese mensaje que se volvió hegemónico y que es capaz de anular todos los problemas reales.

Hay dos procesos, uno por abrirse y otro ya muy avanzado, para reemplazar a las cabezas de dos instituciones muy importantes: Antonio Fretes, en la Corte Suprema de Justicia, y Sandra Quiñónez, en la Fiscalía General del Estado.

Al igual que su discurso antiderecho, el Partido Colorado también es hegemónico y superinfluyente en el sistema de Justicia, por lo que tiene una enorme responsabilidad en su saneamiento e independencia, que ni Quiñónez ni Fretes buscaron en su gestión, sino todo lo contrario.

Una investigación que realizamos este año en el diario Última Hora puso en números esta realidad. La Justicia está copada, y no tiene que ver ni con Dios ni con la patria.

Mediante un cruzamiento de datos, encontramos que el 70% de los funcionarios del Poder Judicial son colorados, y, si bien es discutible si esto es o no una irregularidad, la realidad es que la afiliación es una tarjeta de entrada que pone en desventaja a quienes no forman parte de este partido. Lo que sí es irregular es que jueces y camaristas estén afiliados y, más aún, que voten en las internas. En la misma investigación encontramos 326 jueces afiliados, de los cuales 30 votaron en las últimas internas partidarias. Además, se hallaron 43 camaristas afiliados, de los cuales cinco votaron en internas.

Un dato más. También se encontraron 177 funcionarios del Poder Judicial que son candidatos a cargos en seccionales coloradas para este 18 de diciembre.

En el Ministerio Público la historia es igual. El 76% de los funcionarios están afiliado a la ANR. Hay 258 fiscales colorados y 41 de ellos votaron en la interna del 20 de junio del 2021. Además, hay 92 funcionarios de la Fiscalía que son precandidatos a cargos en seccionales.

La independencia judicial es una gran deuda. Quiñónez y Fretes se van sin saldarla, y los que vienen tienen ese desafío.

La calidad de la democracia depende en gran medida de la Justicia, de su aporte en la lucha contra la corrupción y la desigualdad.

En un informe de la organización IDEA Internacional se ubica al Paraguay entre las peores democracias y uno de los elementos en esta medición está relacionado con la Justicia. Paraguay está entre los cuatro países con un nivel de desempeño bajo.

Estas son las realidades que se viven entre la población, donde la democracia de calidad no llega. Es momento de dejar de usar aquel discurso para desconectar la política de la necesidad de la gente.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.