Arte y Espectáculos

La inteligencia artificial hace a Chucky aún más diabólico

¿Qué pasaría si la inteligencia artificial de Alexa o Siri no sirviera para ayudarnos sino que tuviera una motivación perversa? Ese es el punto de partida de El muñeco diabólico, el remake de la famosa cinta de terror que ahora presenta a un Chucky aún más astuto y diabólico.

Aubrey Plaza, Brian Tyree Henry y Mark Hamill, que presta su voz al muñeco más terrorífico de la pantalla grande, protagonizan esta película que se estrena el 21 de junio y que presentó su tráiler.

En él, como en la célebre cinta de 1988, aparece un niño llamado Andy, quien parece encontrar en un juguete a un amigo ideal cuando, en realidad, se trata de una máquina sanguinaria y dispuesta a asesinar a quien se cruce en su camino.

La novedad aquí es que Chucky es un aparato con inteligencia artificial capaz de conectarse y controlar todos los aparatos electrónicos domésticos, de termostatos a robots limpiadores, lo que convierte a una casa en una trampa mortal y en un recreo ideal para los macabros juegos del muñeco.

Chuky trailer

"Es un nuevo giro en lo que impulsa a esta versión de Chucky: que la inteligencia artificial sale mal y que una especie de Alexa te mata además de escucharte y espiarte", ironizó el productor Seth Grahame-Smith en un encuentro reducido con los medios, en Los Ángeles, en el que participó Efe.

"Para (el también productor) David Katzenberg y para mí, cuando empezamos a hablar con el estudio sobre esto era importante que hubiera un por qué para crear una nueva versión de este querido personaje del cine de terror", añadió.

El realizador noruego Lars Klevberg es el cineasta al mando de esta nueva cinta.

"Sí, es una película de terror, pero tiene algunos conceptos emocionales interesantes", aseguró el director.

Klevberg opinó que, además de la entrada de la inteligencia artificial, la relación entre Andy y Chucky es fundamental en este remake y por eso utilizó animatrónica, en lugar de recurrir completamente a efectos digitales, para lograr el mejor resultado en el plano sentimental.

"Es duro, pero lo que obtienes de vuelta es algo realmente único", afirmó.

En este sentido, Grahame-Smith señaló que una de las cosas que más le gustaron de la labor de Klevberg como director fue "la idea de que tanto Chucky como Andy se sienten rechazados, como juguetes rotos, y se encuentran el uno al otro".

"En su defectuosa y corrupta mente, Chucky intenta hacer feliz a Andy y que sean amigos (...). Pero obviamente se vuelve loco, se convierte en incontrolable y la gente muere de maneras horribles", bromeó.

Por otro lado, Klevberg defendió la elección de Hamill, que ya cosechó aplausos en su doblaje del Jóker en las aventuras animadas de Batman, para ponerle la voz a Chucky.

"Todo el mundo sabe que Mark Hamill es un actor extremadamente sólido (...), pero también es un gran actor de doblaje y sus doblajes son verdaderamente robustos", dijo.

La cinta original de El muñeco diabólico, que trajo incontables pesadillas a los niños de los años 80 y principios de los 90, dio pie a numerosas secuelas y reinterpretaciones de la historia de un muñeco de juguete convertido en el más temible criminal.

Así se estrenaron, entre otras, continuaciones como El muñeco diabólico 2 (1990) o El muñeco diabólico 3 (1991), e incluso se le buscó a una malvada compañera en La novia de Chucky (1998).

Fuente: EFE

Dejá tu comentario