País

La Iglesia Católica da el adiós a monseñor Benítez

El arzobispo emérito de Asunción Felipe Santiago Benítez Ávalos falleció ayer a los 82 años, a causa de una enfermedad renal que tuvo como consecuencia complicaciones respiratorias.

Benítez estuvo internado en terapia intensiva durante dos meses en el Hospital Universitario.

En el momento de su muerte, alrededor de las 10.00, estaban presentes el actual arzobispo de Asunción Pastor Cuquejo y el secretario general de la Conferencia Episcopal Paraguaya, Adalberto Martínez. Sus colegas lo recuerdan como un hombre conocedor y formador que amó y sirvió a la Iglesia nacional y mundial con toda su alma.

El prelado fue doctor en teología, obispo de Villarrica, arzobispo de Asunción, integrante de organismos del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam y del Vaticano) y fue el primer secretario general de la Universidad Católica de Asunción.

Integró además el equipo que preparó el Catecismo Universal de la Iglesia, bajo la dirección del entonces obispo Josef Ratzinger, hoy Benedicto XVI.

Monseñor Claudio Giménez, uno de los cuatro obispos auxiliares que tuvo Benítez, lo recuerda como un hombre con un conocimiento vasto.

"Recuerdo mucho de monseñor Benítez. El reinició las visitas pastorales en Asunción y me invitó a trabajar con él en esa actividad. Nos distribuimos las tareas. Él terminaba siempre muy contento", recordó Giménez, obispo de Caacupé.

Agregó que el punto fuerte del arzobispo emérito estaba en la catequesis. "Publicó la colección de Jesucristo Ñandejára, para todas las etapas de la vida de preparación a los sacramentos", añadió.

HOMENAJE. Monseñor Pastor Cuquejo, arzobispo de Asunción, y el Departamento Arquidiocesano de Educación Católica (DAEC) convocan a las instituciones educativas católicas a rendir homenaje a monseñor Benítez. Sugieren, a través de un comunicado, que en las instituciones se realice una celebración póstuma. "Puede ser mediante una celebración de palabra, con canciones y haciendo un breve relatorio sobre la vida de monseñor Benítez, que hizo mucho por la Iglesia paraguaya".

La Universidad Católica decretó duelo universitario hoy y mañana. Ello implica la suspensión total de actividades académicas y administrativas y cierre absoluto de todas las sedes universitarias.

LA HISTORIA DE VIDA DEL ARZOBISPO QUE TRABAJÓ CON RATZINGER

Monseñor Felipe Santiago Benítez nació en Piribebuy el 1 de mayo de 1926. Ingresó al Seminario de Asunción en 1940. Fue ordenado sacerdote el 7 de junio de 1952. Prosiguió sus estudios superiores en la Facultad de Teología de Buenos Aires, donde obtuvo el título de Doctor en Teología en el año 1953. Fundó la primera Escuela Catequística de Asunción en la parroquia Recoleta en 1954.

En 1961, Juan XXIII lo nombró Obispo Auxiliar de Asunción.

El 7 de diciembre de 1965 fue promovido a Obispo Titular de Villarrica del Espíritu Santo, tomando posesión el 15 de enero de 1966.

Participó en las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II y en Medellín y Puebla. También fue delegado de la Conferencia Episcopal Paraguaya en cuatro sínodos. Fue además presidente del Comité Latinoamericano de la Fe del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam). En el mismo organismo, presidió el departamento de catequesis y en 1983 fue vicepresidente de ese alto ente eclesial.

Fue miembro de la Comisión Pontificia que elaboró el Catecismo Universal que estuvo presidido por el entonces cardenal Ratzinger y actual papa. También integró el Consejo Internacional de Catequesis.

Fundó la Revista Latinoamericana del Celam, el Movimiento Obrero Católico del Paraguay (MOC) y la Asociación de Protección a la Joven.

Fue secretario general (de 1969 a 1965) de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) y presidente durante cuatro periodos (desde 1972 a 1984).

En 1989, el papa Juan Pablo II lo nombra arzobispo de la Arquidiócesis de Asunción, cuya sede asume el 16 de junio del mismo año. En el año 2002, luego de celebrar sus 50 años de ordenación sacerdotal, el papa Juan Pablo II acepta su renuncia como arzobispo a la edad de 76 años, pasando a ser arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Asunción.

Según la agencia Ansa, su nombre siempre sonó como el posible primer cardenal paraguayo para el caso de que el Vaticano decidiera crear ese cargo para este país, lo que no ocurrió.

EL VELORIO Y ENTIERRO

Los restos del arzobispo emérito de Asunción Felipe Santiago Benítez Ávalos están siendo velados desde ayer de tarde en la Catedral Metropolitana de la capital.

El sepelio está previsto para mañana, al término de la misa de cuerpo presente que se iniciará a las 10 en la Catedral Metropolitana.

La celebración eucarística estará a cargo del monseñor Pastor Cuquejo, arzobispo de Asunción y presidente actual de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP).

Dejá tu comentario