Economía

La frontera sigue permeable al contrabando

La escalada de ingreso informal de productos al territorio nacional, producto de la depreciación del peso argentino y del real frente al dólar, va cobrando más costo a la formalización, puesto que ayer se sucedieron nuevos hechos que hablan de lo fácil que resulta introducir artículos sin mucho control aduanero.

Según información proveída por el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave), un total de 1.100 kilos de tomate, que no contaban con las documentaciones respaldatorias requeridas para su ingreso y comercialización legal en el país, fueron decomisados en el puesto de control del km 49, Colonia Iguazú, Departamento de Alto Paraná.

La carga se encontraba dividida en 50 cajas de madera que fueron requisadas de varios vehículos particulares y de transporte público.

El procedimiento fue realizado en el marco del operativo interinstitucional implementado desde el Gobierno para salvaguardar la producción nacional y contribuir con la formalización del comercio legal de vegetales.

Estuvieron también agentes del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave) y personal del Departamento Contra Delitos Económicos y Financieros de la Policía Nacional.

Por otra parte, en un operativo móvil realizado en la tarde de ayer en las inmediaciones del cementerio de Lambaré, se decomisaron artículos domisanitarios, aceite, yerba mate, leche en polvo, café, pañales, picadillos y galletitas, entre otros, que se encontraban en situación irregular.

El sorpresivo despliegue fue ejecutado por agentes del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especial (Detave), dependiente de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) y personal del departamento Contra Delitos Económicos y Financieros de la Policía Nacional, que intervinieron en los puestos de ventas ubicados en la vía pública de la Carretera López, de la citada localidad, en inmediaciones del mencionado camposanto.

Dejá tu comentario