21 abr. 2024

La Fiscalía recibió un fuerte golpe de timón en los últimos quince días

Nuevos vientos soplan desde el Ministerio Público y la ciudadanía espera que barran con vicios y enfermedades como la politización, la investigación selectiva y la corrupción, entre otros males.

4_41805066.jpg

Tormenta. Emiliano Rolón impuso con ímpetu los cambios desde el vamos en la Fiscalía.

El nuevo fiscal general del Estado, Emiliano Rolón Fernández, asumió apenas y ya comenzó con las primeras barridas, cumpliendo lo que sostuvo desde un comienzo, que es ordenar la casa.

¿Realmente llegó para cambiar la cara de la institución, y hacer que efectivamente se den los resultados esperados por la ciudadanía de bien o, con el correr del tiempo, acabará volviendo al status quo?

Rolón Fernández cumplió sus primeros 15 días al frente del Ministerio Público siendo muy crítico a la mala labor de la ex fiscala general, Sandra Quiñónez, y desafiando a los fiscales a cumplir sus trabajos, tomando medidas que movieron el avispero. Se atrevió a hacer en 15 días lo que muchos fiscales generales no hicieron en varios años.

De hecho, uno de sus sentencias conocidas, él fue uno de los camaristas que integró la Sala Penal que revocó la condena a los once campesinos sentenciados por el caso Curuguaty. Esto le costó a él y a otra autoridad una denuncia de la misma Sandra Quiñónez.

PRIMERAS BARRIDAS. El nuevo titular del Ministerio Público, apenas subió, comenzó por dejar sin efecto los nombramientos y los nuevos contratos que firmó Quiñónez a las apuradas antes de salir, asignando cargos a más de cuatrocientas personas. Emiliano Rolón consideró esto como “clavos miguelitos” que le dejó la ex titular.

No solo eso; también comprobó que los fiscales adjuntos que representaban a varias circunscripciones, sobre todo los del interior, en realidad hacían oficina en Asunción, por lo menos la mayoría de ellos. Entonces decidió reorganizar e hizo nuevas reasignaciones, pidiendo que hagan oficina en el lugar que corresponde, lo cual se sigue completando.

También verificó que en las Fiscalías no hacían atención permanente los sábados y domingos; en estos casos, resolvió que debían cumplir horario los funcionarios que estaban de turno.

Rolón, quien en su discurso reciente afirmó que “el cumplimiento de la ley está en primer lugar”, reconoció que los obstáculos administrativos impedían que él pueda encargarse de lleno a los reclamos ciudadanos; entonces priorizó eso y después se puso a desempolvar las causas cajoneadas en la Fiscalía, al menos las principales, hasta ahora.

CAUSAS EMBLEMÁTICAS. Un reclamo insistente a través de los años era que Quiñónez, dada su actitud, tenía como protegido al ex presidente Horacio Cartes y sus causas no avanzaron ni un solo paso. Esto fue uno de las primeras movidas de Rolón: reasignar a un nuevo equipo fiscal para investigar, y no en una, sino en cuatro causas en su contra.

Este tiene varias denuncias. Una de ellas cumplió en enero un año de haberse presentado a la Fiscalía y lo había hecho el ex ministro Arnaldo Giuzzio, por lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, contrabando y declaración falsa. El entonces fiscal de la causa, Osmar Legal, había dicho que no estaban encontrando indicios de contrabando.

Tampoco encontraron pruebas en el supuesto contrabando de cigarrillos producidos por la Tabacalera del Este (Tabesa), propiedad del ex presidente, que se hizo a través del avión iraní-venezolano, desde Paraguay.

Con relación al actual vicepresidente, Hugo Velázquez --a quien supuestamente también lo investigaron--, el nuevo fiscal general ordenó que un equipo se encargue de eso y sacó a los fiscales de la causa, ya que son ocho meses de que los EEUU le hayan declarado “significativamente corrupto” y lo vincularan a un supuesto soborno y a un grupo terrorista, al igual que a Cartes.

LOS QUE FALTAN.

El reclamo ciudadano no para y a Emiliano Rolón todavía le queda mucho por hacer para devolver la credibilidad al Ministerio Público.

Quedan por desempolvar causas como la del Metrobús, que duerme en una unidad barrial hace 5 años; la del intendente de Asunción, Óscar Nenecho Rodríguez, por supuesta sobrefacturación de productos en pandemia; y la supuesta investigación al diputado colorado Erico Galeano, que en un allanamiento por narcotráfico encontraron su nombre en la factura de la ANDE y cuya sospechas llegan hasta a la Seprelad.

La ciudadanía está esperanzada con las nuevas movidas y las propias autoridades también. El senador Óscar Cachito Salomón había dicho: “Estoy seguro que dentro de 5 años vamos a felicitarnos todos por esta elección. Creo en su firmeza en la toma de decisiones”.

Creo en su firmeza en la toma de decisiones”.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.