Economía

La electricidad sigue con ínfimo uso

 

Pese a la gran producción de energía hidroeléctrica que tiene Paraguay, gracias a sus tres represas, la matriz energética nacional (consumo final de energía a nivel país) evidencia que la mayoría de la población sigue recurriendo a otras fuentes para satisfacer sus necesidades, antes que a la electricidad.

De acuerdo con el reporte más actualizado del Viceministerio de Minas y Energía (VMME), datos consolidados a finales de 2018, el uso de la electricidad incluso tuvo una leve disminución en el 2017, en relación con el 2016 (ver infografía). Solo el 12,5% de todos los hogares paraguayos emplea electricidad para cocinar alimentos.

La estructura por energético en el consumo final tiene a la biomasa como principal recurso utilizado y representa el 44,2% del total (tuvo una caída de 2,3%). Le siguen los derivados de petróleo, con 40,1% (aumentó 2,4%) y la electricidad equivale a apenas el 15,7% (cayó 0,1%). La leña constituye el 66% del consumo final de productos de la biomasa.

En lo que hace al consumo de energía per cápita, en el 2017 significó en 910,8 kilogramos  equivalentes de petróleo (kgep) por habitante, lo que se traduce en un crecimiento del 4,3%, respecto al año anterior. El uso per cápita de derivados del petróleo se incrementó en un 11,2% al registrado en el 2016, seguido del consumo de electricidad per cápita, que creció un 3,4%.

Analizando las energías renovables, las mismas equivalieron a 3.791,9 kilotoneladas equivalentes de petróleo (ktep), lo que se traduce en una participación de casi el 60% del consumo final total. De esa proporción, el 26,2% corresponde a electricidad y el resto a biomasa primaria y productos derivados de la biomasa como el carbón vegetal y el alcohol combustible, tanto en mezcla con gasolina como en uso directo.

Dejá tu comentario