Nacionales

La derrota política de Horacio Cartes

Intentó cambiar la Constitución para ser reelecto; no lo consiguió. Intentó imponer a su sucesor, tampoco lo logró. Finalmente, fue electo senador violando la Carta Magna, pero no lo dejan jurar en el cargo. Cartes debió resignar la pérdida de su poder ante una nueva figura en el coloradismo.

Cuando logró cambiar los estatutos del Partido Colorado para imponer su candidatura y llegar a la presidencia de la República en el 2013, todos creían que el poder financiero de Horacio Cartes era imparable. Lo demostró de nuevo en julio de 2015, cuando su ahijado político Pedro Alliana le ganó la presidencia del Partido Colorado a su contrincante, Mario Abdo Benítez. En esa oportunidad, Cartes se jactó públicamente de que había financiado la victoria con su propio dinero.

Lea más: Cartes termina mandato muy desgastado políticamente

Su plan era quedarse otros cinco años. Para ello, Cartes planificó un maquiavélico operativo para violar la Constitución, con respaldo del Frente Guasu y el grupo de liberales llanistas, forzando una enmienda para imponer la reelección, pero la fuerte oposición ciudadana, que terminó en la violenta crisis del 31M (31 de marzo de 2017) con la quema del edificio de Congreso y el asesinato de un joven liberal por la policía, lo obligó a renunciar a todo intento de reelección.

La siguiente acción fue imponer a su sucesor, eligiendo esta vez como ahijado político al entonces ministro de Hacienda, Santiago Peña, pero su candidato perdió las elecciones internas del coloradismo ante su contrincante, Mario Abdo Benítez. Esta vez, todo el dinero invertido en la campaña no resultó suficiente.

Su última jugada fue presentarse como primer candidato a senador, a pesar de que la Constitución establece que todos los ex presidentes solo pueden ser senadores vitalicios, con voz, pero sin voto y sin dieta. Resultó electo, al igual que el ex presidente Nicanor Duarte Frutos, y a pesar de que la Justicia Electoral y la Corte Suprema los habilitó a ambos, sus pares legisladores hasta ahora no lo han dejado jurar y aceptaron a otros en su lugar.

La administración de Horacio Cartes y su frustrado plan de lograr una reelección son hechos históricos que Última Hora rescata por su aniversario 45.

Dejá tu comentario