Política

“La corrupción es un monstruo no solo en la región, sino en el mundo”

El joven representante político del Ecuador habla de corrupción y narcotráfico como enemigos comunes en Latinoamérica. A su vez, propone que el deporte sea incorporado como política de Estado.

Sebastián Palacios, de 32 años, es deportista de bicicross y político. Fue electo hace dos años por el movimiento de centroderecha, SUMA como asambleísta en Ecuador. Tiene dos títulos universitarios, uno en Finanzas y otro en Relaciones Internacionales y una maestría en Administración financiera. Estuvo en nuestro país para participar de la sexta conferencia de parlamentarios jóvenes de la Unión Interparlamentaria (UIP), donde en uno de sus discursos abogó por la equidad de género y el matrimonio igualitario. Dijo que se considera feminista, porque cree en la igualdad de derechos y de oportunidades “para buscar la igualdad y que nadie se quede atrás”. A su vez, relató el proyecto que tiene en marcha en su país para modificar la ley del deporte, de manera tal que sea considerado una política de Estado, al igual que la educación y la salud. Considera que debe seguir luchando contra males, como la corrupción y el narcotráfico.

–Aún falta ganar espacios, pero ¿cómo ve la participación de la juventud en la política?

–Estamos dando pasos importantes. Traemos ideas frescas e innovadoras. Es un gran reto que los jóvenes participen en política. Es fácil decirlo, pero es más complejo llevarlo a la realidad. Me parece importante que en las leyes electorales existan cuotas e incentivos para que realmente los jóvenes se interesen y las normativas garanticen la participación de los jóvenes. A mí me parece que en lo que ha fallado la clase política es en no conectarse con los jóvenes. Queremos que los jóvenes se interesen, pero ¿qué tanto la actual clase política se está conectando con los jóvenes? ¿Qué tanto se los está escuchando? ¿Qué tanto está haciendo procesos participativos para saber qué es lo que piensan, qué es lo que opinan los jóvenes? Me parece que esa desconexión ha generado desinterés en los jóvenes y, por lo tanto, el gran reto es reencontrarnos con la juventud. El hecho de que los jóvenes participemos en política hace que se nos haga más fácil esa reconexión y que empecemos a hablar de los temas que hablan los jóvenes.

–Por otro lado, estamos hablando todos los días de corrupción, y son quizás los jóvenes quienes más esperan que se haga una lucha frontal contra este mal...

–El gran enemigo de los países y de sus desarrollos es la corrupción. Me parece que es un monstruo que ataca no solo a Latinoamérica, sino a todo el mundo. Sin duda, en la clase política lo vemos dentro de quienes toman decisiones. Hay que hacer un análisis más profundo de eso y decir que la corrupción no nace y muere dentro del nivel político, sino que la corrupción nace en la misma sociedad en actividades del día a día. La corrupción no solamente se circunscribe al sector público, sino también al sector privado. Para que haya corrupción debe haber alguien que corrompa y alguien corrompido. Entonces, hay que tener un análisis muy amplio para eso.

Sin duda, hay que hacer todos los esfuerzos para que las distintas funciones del Estado tengan los mecanismos para erradicar y, sobre todo, prevenir que existan casos de corrupción.

–Otro mal de nuestros países es el narcotráfico. ¿Cómo se puede evaluar la lucha contra el narcotráfico y qué hacer?

–Todavía es algo que nos preocupa. Es algo que afecta a la región, sin duda. Los distintos sistemas de comunicación y la tecnología han hecho que de alguna forma sean mucho más disimulados ahora que como sonaban antes. La cantidad de dinero que manejan estos grupos es enorme y tenemos que combatirlo. Estamos dando pasos en la lucha, algunos países más que otros. Hay algunos compromisos de ciertos países que han dado una lucha directa al narcotráfico. El objetivo es disminuir y me parece que vamos por ese camino. Espero que cada vez haya más compromiso, que en vez de unirse a esos grupos que son negativos para la sociedad nos unamos para combatirlos.

–En la conferencia, dijo que se considera feminista.

–Es así, porque creo y trabajo por una sociedad con igualdad de oportunidades y derechos. Estoy convencido de que los hombres jugamos un rol fundamental para erradicar la violencia contra las mujeres en todas sus formas y ámbitos, para eliminar el machismo. La lucha no debe ser solo de mujeres, sino de todos los que conformamos la sociedad.

–En esta conferencia se habló mucho de cómo lograr el bienestar de la población en el marco de los Objetivos de Desarrollo.

–Desde mi punto de vista, cuando hablamos del bienestar no podemos alejarnos de los problemas tradicionales. Tenemos que buscar formas de combatirlos que sean innovadoras, que salgan de lo tradicional. En Ecuador nos preocupa mucho el pesimismo de la gente. Hay una encuesta que dice que el 70% de la gente cree que el próximo año le irá peor, y ni siquiera estamos hablando del presente.

–¿A qué proyecto está abocado en su país actualmente?

–Estamos proponiendo una nueva ley del deporte en Ecuador para cambiar el sistema deportivo en el país y busca dar la prioridad que se merece el deporte, que sea reconocido como una política de Estado y sea puesto al mismo nivel que los temas importantes del país. El deporte es una herramienta clave de desarrollo; por ello trabajo día a día para lograr que más niños y jóvenes hagan deporte y actividad física. He formado un equipo, con el que recorremos los barrios más pobres, donde llevamos actividades deportivas y fomentamos emprendimientos.

–¿Considera una propuesta válida para implementar en otros países?

–Sí, desde luego. Esperamos que otros países también implementen. Necesitamos un cambio de mentalidad y reenfocar nuestras prioridades como políticos. La política no se debe quedar atrás, tiene que caminar al mismo nivel de la sociedad, saber escucharla y generar un servicio a la comunidad.


Perfil
Sebastián Palacios. Es asambleísta o parlamentario del Ecuador desde el año 2017. Nació el 1 de marzo de 1987, Se dedicó al deporte de bicicross desde muy pequeño, logrando quedar en el tercer lugar en un mundial de Francia. También es un activista por los derechos humanos. Tiene estudios de Finanzas y Relaciones Internacionales. Trabajó para la OEA.

El gran enemigo de los países y de sus desarrollos es la corrupción. Me parece que es un monstruo. La corrupción no solamente se circunscribe al sector público, sino también al sector privado.


La política no se debe quedar atrás, tiene que caminar al mismo nivel de la sociedad, saber escucharla y generar un servicio a la comunidad. Necesitamos un cambio de mentalidad.

Dejá tu comentario