País

La compasión de Dios

 

Hoy meditamos el Evangelio según san Lucas 7,11-17.

La misericordia toma aquí el nombre de una gran compasión hacia una mujer que había perdido al marido y que ahora acompaña al cementerio a su único hijo. Es este gran dolor de una madre que conmueve a Jesús y lo induce al milagro de la resurrección.

Alcanzado por la palabra de Jesús, “el muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre”. Esta frase es tan bella, indica la ternura de Jesús: “Lo restituyó a su madre”.

La madre encuentra al hijo. Recibiéndolo de las manos de Jesús ella se hace madre por segunda vez, pero el hijo que ahora le es restituido no es de ella de quien ha recibido la vida.

Madre e hijo reciben así la respectiva identidad gracias a la palabra poderosa de Jesús y a su gesto amoroso. Así, especialmente en el Jubileo, la madre iglesia recibe a sus hijos reconociendo en ellos la vida donada por la gracia de Dios. Es en virtud de tal gracia, la gracia del bautismo, que la iglesia se hace madre y que cada uno de nosotros se hace su hijo.

En la ayuda misericordiosa de Jesús, Dios va al encuentro de su pueblo, en Él surge y continuará a surgir para la humanidad toda la gracia de Dios. Celebrando este Jubileo, que he querido que fuera vivido en todas las iglesias particulares, es decir, en todas las iglesias del mundo, y no solo en Roma, es como si toda la iglesia extendida por el mundo se uniera en un único canto de alabanza al Señor. También hoy la iglesia reconoce ser visitada por Dios.

Por esto, acercándonos a la Puerta Santa de la Misericordia, cada uno sabe de acercarse a la puerta del corazón misericordioso de Jesús: Es Él de hecho la verdadera Puerta que conduce a la salvación y nos restituye a una vida nueva.

La misericordia, sea en Jesús sea en nosotros, es un camino que parte del corazón para llegar a las manos... ¿Qué cosa significa esto? Jesús te mira, te cura con su misericordia, te dice: “Levántate”, y tu corazón es renovado. Pero esto del camino del corazón a las mano...

Eh, sí, ¿y ahora qué hago yo?

(Frases extractadas de https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-catequesis-del-papa-francisco-sobre-el-consuelo-29764)

Dejá tu comentario