Interior

La Catedral San Blas de Ciudad del Este tendrá una nueva identidad

Por Noelia Duarte Solís

CIUDAD DEL ESTE

Luego de varias décadas, la estructura de piedra de la iglesia Catedral de Ciudad del Este, Alto Paraná, es sometida a una refacción integral que la adecuará a los tiempos, con una nueva fachada, mejoras en su interior y una biblioteca del acervo del templo mayor de los católicos de la capital departamental.

La tarea fue encomendada por el consejo económico de la iglesia al arquitecto Gustavo Servín, quien también activa en uno de los grupos de trabajo laical de la Catedral. El profesional explicó que dentro de 45 días debe estar lista la parte que corresponde al piso y el altar propiamente, lo cual permitirá que se puedan de nuevo realizar allí las celebraciones litúrgicas, que actualmente se desarrollan en el salón parroquial.

Las obras encaradas son refacciones completas de la instalación eléctrica, la ecualización y mejoramiento del sistema de sonidos, mejoramiento de la iluminación artificial y natural, un nuevo sagrario, una nueva sacristía, una mejor distribución de mobiliarios y la biblioteca en altozano del templo.

“Empezamos por el piso y encontramos problemas técnicos que datan de décadas atrás, así decidimos hacer una corrección, una mejoría profunda que sea para que nuestra Catedral tenga una nueva fachada y una identidad más artística”, explicó el arquitecto Servín.

El concejo económico pretende una inversión estimada de 400 millones de guaraníes que se irán desembolsando por etapas, para el efecto piden la cooperación de la feligresía. Para esta primera etapa de trabajos se dispone de fondos suficientes, según indicaron los responsables.

El padre Pedro Collar, cura párroco de la parroquia San Blas (Catedral), recordó que hace 10 años se colocaron algunas rendijas, canaletas, sanitarios y la adecuación del salón parroquial. Para esta ocasión también se prevén dos confesionarios, el presbiterio y otras modificaciones.

“Este es el templo más importante de la Diócesis y estamos en una ciudad que crece cada día; nuestra Catedral ya tiene sus años y necesita de un mantenimiento, un mejoramiento general para una presentación superior”, añadió el párroco.

UNA REFERENCIA. La idea del arquitecto Servín es que el templo católico de referencia en la ciudad tenga su propia identidad y que su historia sea contada desde los murales que se van a elaborar, la fachada y otros detalles que servirán también para una referencia turística.

Al terminar los trabajos de pintura y albañilería se prevé el trabajo con artistas, pues se pretenden impregnar obras del arte latinoamericano y art nouveau. Servín contará con la cooperación de artistas esteños para la tarea.

Aclaró, sin embargo, que no se busca una copia de los murales de la iglesia del Espíritu Santo, ubicada en el área 4, sino valerse de lo que representa la Catedral, su historia y su significado dentro de la comunidad para resaltarlo a través del arte.

El templo mayor tiene obras donadas por artistas como Herman Guggiari, quien hizo un Cristo en lapacho negro de los bosques del Alto Paraná, y Carlos Colombino elaboró el dibujo que representa a San Blas, en el enorme vitral ubicado detrás del altar.

Dejá tu comentario