Economía

La caída de importaciones refleja el bajón en el consumo e inversiones

La compra de productos foráneos cerró con números negativos el primer trimestre del año y en el sistema financiero observan los efectos de la desaceleración también en las microempresas.

Las condiciones de desaceleración económica no afectan únicamente a los grandes exportadores de soja y carne, sino también a las empresas de menor tamaño y a los niveles de consumo de la población en general.

A la par que el sector agropecuario reportó fuertes caídas en sus ventas al exterior en el primer trimestre del 2019, con variaciones negativas de hasta casi 30%, las importaciones de bienes de capital y de consumo disminuyeron en -18,8% y 13,8%, respectivamente, según últimos registros del Banco Central del Paraguay (BCP).

Esta sostenida y generalizada merma de importaciones refleja la actitud de cautela que se está observando en diversos sectores de la economía, como consecuencia de los factores que generan la actual desaceleración del ritmo de crecimiento del país, sostuvo Carlos Ávalos, gerente general del banco Visión.

“Nosotros también estamos sintiendo que está bastante quieto el tema y los clientes, muy cautelosos, en general. A partir de los próximos meses esperamos que se reactive, es muy importante el ambiente para que la gente se anime a tomar créditos, a invertir, a hacer negocios”, relató.

Agregó que la elevada cotización del dólar también está generando incertidumbre en el mercado, lo cual se suma a otros factores exógenos, como la última sequía y el contexto regional, para deprimir los ánimos de consumo e inversiones. “Se refleja automáticamente en las ventas de los pequeños negocios: menos consumo significa que se vendió menos también”, aseveró.

Las importaciones de uso interno sumaron USD 2.083,2 millones entre enero y marzo de este año, monto con el que reportaron una reducción de 11,4% respecto al mismo periodo del 2018.

Los bienes de capital, que constituyen las inversiones como en maquinaria y equipos, tuvieron la caída más pronunciada y cerraron en USD 583,7 millones; la importación de productos intermedios, como electrodomésticos y artículos de tecnología, bajó 2,4% y comprometió negocios por USD 791,5 millones. Los bienes de consumo que ingresaron al país en los pasados tres meses, por su parte, tuvieron un valor de USD 708 millones.

Expectativas. Organismos multilaterales y firmas privadas vienen recortando desde hace unos meses sus proyecciones de crecimiento económico para este año, hasta niveles de entre 3% y 3,5%. El BCP todavía mantiene su estimación en 4%, pero adelantó que en el 2018 el producto interno bruto (PIB) aumentó 3,6%, por debajo del 4% que pronosticaba la entidad para ese ejercicio.

Respecto a las medidas transitorias de apoyo a los sectores vinculados a la actividad agrícola, anunciadas por el BCP, Ávalos reconoció que estas suelen ser de difícil aplicación debido a las numerosas exigencias que se presentan a clientes que ya están atravesando por problemas en su actividad productiva.

Estas medidas brindarán flexibilidad al cálculo de la moratoria y permitirán que no se pierda la dinámica del crédito, que está creciendo en torno al 18%, según Miguel Mora, economista jefe del BCP. “La sequía impactó en un momento clave de producción de soja, hay una reducción de entre 10% y 15%, y en el siguiente año podemos ver un efecto rebote”, dijo.

Dejá tu comentario