Política

Justicia no condenó a los autores morales de magnicidio y masacre

Si bien en ambos casos hubo personas condenadas, la Justicia nunca llegó a sentenciar a los autores intelectuales del magnicidio de Luis María Argaña y la masacre de los jóvenes en la plaza frente al Cabildo. De manera insólita, para el Poder Judicial tanto los sicarios que mataron al vicepresidente como aquellos que abrieron fuego contra manifestantes actuaron libremente, sin seguir órdenes de jefes o líderes.

El caso de Argaña es de por sí paradigmático: Asesinos a sueldo fueron condenados, pero fueron sobreseídas y desvinculadas de la causa las personas que –según la Fiscalía– orquestaron el crimen, entre ellos el difunto Lino César Oviedo Silva y su colaborador cercano Víctor Galeano Perrone.

Croquis marzo paraguayo.JPG

Los investigadores ubicaron primero al comprador del Fiat Tempra utilizado en el atentado: Constantino Rodas. Un cruce de llamadas de su teléfono momentos después del crimen vincula a otros hombres en la causa: el mayor Reinaldo Servín, Luis Vera, Fidencio Vega y Pablo Vera Esteche. Servín era un dirigente oviedista y primo del ex senador del Unace Jorge Oviedo Matto.

En su momento, la Fiscalía acusó a Lino Oviedo y Víctor Galeano Perrone como autores intelectuales del crimen con base, entre otros puntos, en las llamadas realizadas entre ellos y Servín a los pocos minutos del magnicidio. Sin embargo, ambos terminaron sobreseídos del caso, junto con otros dirigentes del oviedismo en aquella época.

Finalmente fueron condenados Rodas, Rojas y Servín a 25 años de cárcel, y Vera Esteche –quien confesó haber sido uno de los sicarios que mataron a Argaña– a 18 años. Posteriormente, Servín fue sobreseído, luego de cumplir 11 años de reclusión y fue reintegrado a las fuerzas militares. Rojas sigue en la cárcel; Rodas permanece preso con un régimen de libertad transitoria; Vera cumplió la pena, en tanto que Fidencio Vega permanece prófugo, indicaron fuentes judiciales.

Hasta hoy, la Justicia no emitió condenas a las personas que planearon la muerte del vicepresidente. Por otro lado, versiones difundidas por los oviedistas acerca de la supuesta muerte por infarto de Argaña y el supuesto montaje de un asesinato fueron investigadas y luego descartadas por la Justicia. La familia Argaña aún sostiene que Lino Oviedo es responsable del magnicidio.

MASACRE

Por la masacre de los jóvenes en la plaza frente al Congreso fueron condenados el ex comandante de la Policía Nacional Niño Trinidad Ruiz Díaz, a 18 años de cárcel; Lidio Ramón Torales, a 8 años; Héctor Martín Flores, a 4 años; Nelson Orlando Caballero, a 3 años, y Walter Gamarra Leguizamón, a 25 años. Este último fue filmado por cámaras de televisión disparando un arma de mano hacia los manifestantes.

Tras ser detenido, Walter Gamarra admitió los hechos y dijo que se fue “solo” a la plaza y que abrió fuego contra los manifestantes opositores por su fanatismo hacia Oviedo y por haber ingerido alcohol. “Gamarra ya está libre después de cumplir 17 años de condena y el resto nunca estuvo preso; los pocos abogados que hemos tenido se fueron muriendo de a poco. No se hizo nada. Aparte de nuestros gritos y pedido de justicia, nunca se hizo nada porque no somos gente de plata. Ya nadie sigue preso por la matanza”, comentó Gladys Bernal, madre de Henry Díaz, uno de los mártires de la plaza.

En el caso hubo otros 30 procesados, entre ellos parlamentarios oviedistas, pero todos terminaron desvinculados de la causa. Uno de los principales procesados fue el mismo Lino Oviedo, acusado de autor moral de la masacre. Sin embargo, en esta causa también terminó sobreseído.

“Ya en ese entonces, la Justicia solo era para los que tenían plata y creo que eso sigue existiendo. No obstante, sigo teniendo esperanzas, eso no hay que perder nunca”, lamentó Bernal y ratificó que “Oviedo y sus secuaces” ordenaron la matanza a los manifestantes en la plaza.

Dejá tu comentario